Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

Acusan a una cuidadora de Zaragoza de apropiarse de 180.000 € de una anciana con alzhéimer

La Audiencia juzga este miércoles a la asistenta, que se enfrenta a ocho años de prisión. El banco alertó del presunto fraude a los servicios sociales, que constataron la extrema vulnerabilidad de la nonagenaria

Los hechos que se imputan a la acusada se cometieron entre los años 2016 y 2019.
Los hechos que se imputan a la acusada se cometieron entre los años 2016 y 2019.
Pixabay

Las importantes cantidades de dinero que una cuidadora estuvo retirando durante cuatro de las cuentas de la nonagenaria para la que trabajaba en Zaragoza la sentarán hoy en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial. La Fiscalía le imputa un delito continuado de estafa y pide para ella tres años y medio de prisión, así como la devolución de los 180.000 euros de los que supuestamente se apropió. Pero la acusación va mas allá, ya que no solo le atribuye la estafa sino también un delito de maltrato y desatención de deberes. Por ellos, el letrado Iván Sanz propone una condena de ocho años de cárcel y una indemnización de 200.000 euros, ya que a la cantidad que se quedó suma 20.000 más por daños morales.

Los hechos que llevaron a la apertura de esta causa judicial se remontan al año 2019, cuando el director de una oficina bancaria se puso en contacto con los servicios sociales del Ayuntamiento de Zaragoza para advertir del sospechoso comportamiento de la cuidadora. El hombre temía que esta empleada pudiera estar prevaliéndose de la anciana, que mostraba un evidente deterioro cognitivo. Y eso fue lo que finalmente constató la trabajadora social que se hizo cargo del caso, quien de forma inmediata inició los trámites para la incapacitación de la mujer, de 92 años.

La ahora acusada fue contratada hace ya algunos años para hacerse cargo del cuidado tanto de la denunciante, Martina, como de su hermana, Rosario, que falleció en 2016. La primera presentaba ya en aquellas fechas un importante deterioro físico y psicológico –demencia tipo alzhéimer– y era totalmente incapaz de valerse por sí misma. Ello hizo que la encausada continuara como interina en el piso de la anciana, en el barrio de Las Fuentes, trabajo que le garantizaba no solo una paga de mil euros mensuales, sino también techo y manutención.

Viuda, sin hijos ni familia

Pero parece que a Damaris N.S. aquello no le pareció bastante, porque, según la Fiscalía y la acusación particular, aprovechándose de que la anciana era viuda y no tenía hijos ni familiares cercanos, empezó a hacerse administradora de facto de sus bienes. La cuidadora figuraba como disponente en las cuentas bancarias, lo que supuestamente le permitió ir vaciándolas hasta dejar a la titular «en una situación de práctica insolvencia y totalmente desvalida».

Cuando los forenses vieron a la perjudicada confirmaron que padece alzhéimer, así como otras patologías para las que precisa de tratamiento. La mujer tiene que desplazarse siempre en silla de ruedas y presenta un deterioro cognitivo grave, con nula conciencia de su situación actual. Todo ello la convierte en una gran dependiente y ha obligado al Gobierno aragonés a hacerse cargo de su tutela.

Múltiples llagas y signos de malnutrición

El abogado que representa a la anciana, Iván Sanz, entiende que la cuidadora, Damaris N.S., no se limitó a desvalijar las cuentas, sino que se desentendió por completo de su cuidado. Según este, cuando la Comisión de Tutelas de la DGA se hizo cargo de Martina, se observó que presentaba «un lamentable estado de salud, con múltiples llagas en su cuerpo y signos de malnutrición». Como prueba del presunto abandono en el que se encontraba la nonagenaria, la acusación recuerda que los responsables del centro de convivencia de mayores de Salvador Allende tuvieron que llamar la atención a la cuidadora porque dejaba allí a Martina «muchas horas», teniendo que comer sola en la cafetería. La anciana no era capaz de valerse por sí misma para ir al baño y el centro no tenía personal para atenderla.

La defensa, a cargo del letrado Javier Osés, niega las acusaciones y solicita la absolución de la cuidadora.

Etiquetas
Comentarios