Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El frío y la nieve complican el 'everesting' solidario en el Moncayo por el Alzheimer que se prolonga 27 horas

El corredor Jesús 'Chen' Nuño solo pudo hacer cinco subidas en vez de las 12 previstas por el mal tiempo y trató de mantener el desnivel necesario para reproducir los 8.848 metros de la mítica montaña. 

Jesús 'Chen' Nuño durante una de las subidas al Moncayo para hacer un 'everesting'.
Jesús 'Chen' Nuño, durante una de las subidas al Moncayo para hacer un 'everesting'.
Heraldo.es

El mal tiempo ha complicado este fin de semana la subida al Moncayo organizada para recaudar fondos para la asociación Faral-Alzheimer Aragón. "No hemos podido subir más que cinco veces porque era imposible", ha confesado el corredor Jesús 'Chen' Nuño, que ha protagonizado esta iniciativa solidaria que se había propuesto completar 12 subidas a la montaña aragonesa para reproducir los 8.848 metros del Everest.

Este reto conocido como 'everesting' tiene unos requisitos fijados como respetar el desnivel y no poder dormir durante la prueba. Esta se ha desarrollado este viernes y sábado y se ha prolongado "durante 27 horas y 4 minutos", recuerda. "Ha sido terrible", ha confesado, principalmente por el frío que le ha acompañado durante todo el reto.

Nieve y temperaturas gélidas

Nuño había previsto que la lluvia podía acompañarle durante el recorrido, pero no esperaba tener que enfrentarse a vientos de entre 80 y 100 kilómetros por hora, nevadas y temperaturas de 15 a 20 grados bajo cero de sensación térmica. Para poder soportar las inclemencias del tiempo "me he cambiado de ropa más de seis veces para entrar en calor y hemos tomado muchos caldos calientes", explica.

"En muchos momentos pensaba que no podía más, porque yo nunca he hecho nada tan duro", ha confesado el corredor aficionado, que lleva numerosas maratones y pruebas en la montaña a la espalda, tras completar una ruta alternativa. "Han salido 96 kilómetros, todo subir y bajar", explica, a la espera ahora de que la entidad privada que fija la regla de estas pruebas les comunique si homologa el recorrido alternativo.

"La noche ha sido muy larga porque se hizo a las 20.00 y hasta las 7.00 no ha amanecido", ha recordado sobre el último día.  

El sufrimiento durante la prueba se ha aliviado en parte al ver en la llegada a su familia y amigos. "Ha sido muy bonita porque estaban todos en hilera esperando y ha aparecido mi mujer y mi hija y mi padre y mi madre", ha recordado. A su padre le diagnosticaron hace poco tiempo la enfermedad de Alzheimer y ha sido uno de los motores para poner en marcha este reto, cuyo objetivo principal es visibilizar la enfermedad de la que el pasado lunes se celebró el día mundial. El campo base lo tenían instalado en el Santuario del Moncayo.

El deportista pertenece al club Añón Actividades Deportivas de la misma localidad  y cada año organizan alguna para ayudar a una asociación no lucrativa. Tienen en marcha la prueba 52X52 en el Moncayo que consiste en intentar hacer 52 ascensiones en 52 semanas y que para recaudar fondos, quienes participan en la iniciativa, cada vez que suben al Moncayo donan un euro.

El deportista aficionado empezó a correr debido a un ataque de arritmias en 2004, cuando llegó a pesar 142 kilos. A raíz de aquello comenzó a correr maratón y  después pruebas en la montaña. Desde entonces ha participado en más de 46 maratones y múltiples carreras de todo tipo.

Etiquetas
Comentarios