Despliega el menú
Zaragoza

Ayuntamiento de ZAragoza

El reparto de las ayudas estatales crispa la relación entre el PP y el PSOE en Zaragoza

El pleno solicita la reforma de la ley Montoro, pero rechaza responsabilizar al alcalde de que Zaragoza siga sin fondos para hacer frente a la covid.

Jorge Azcón, este lunes, en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza.
Jorge Azcón, este lunes, en el pleno del Ayuntamiento de Zaragoza.
Francisco Jiménez

Después de una fase de acuerdos en el marco de la lucha contra la covid-19, la tensión entre el PP y el PSOE va a más. Así se ha visto en el pleno extraordinario de este lunes, solicitado por los socialistas, en el que gobierno y oposición han endurecido sus posiciones tras el naufragio del decreto del Gobierno de Pedro Sánchez, que el pasado jueves iba a establecer los criterios de reparto de las ayudas estatales para auxiliar a los ayuntamientos para hacer frente a la pandemia.

Los socialistas se han alineado sin fisuras con las posiciones del Gobierno central, pese al varapalo sufrido la semana pasada en el Congreso de los Diputados. Es más, la portavoz del PSOE, Lola Ranera, ha responsabilizado al alcalde, Jorge Azcón, de que Zaragoza haya perdido casi 70 millones de euros. El regidor le ha replicado que esos 70 millones de euros siguen en manos del Estado y que es decisión de Pedro Sánchez entregárselos a la ciudad.

A votación se sometían dos puntos. Uno referido a la necesidad de reformar la ley Montoro, que establece una serie de limitaciones en materia de gasto y uso de los remanentes que el pleno, por unanimidad, ha exigido modificar. El pleno promovido por el PSOE incluía un segundo punto en el que se reclama la adhesión de Zaragoza al acuerdo planteado por el Ministerio de Hacienda en agosto y que pasaba por la entrega de los remanentes (la capital aragonesa, que dispone de 40 millones, los tiene ya comprometidos para el pago de facturas).

La propuesta quedaba vieja, dado que ese acuerdo el propio Gobierno socialista ya lo modificó la semana pasada por una oferta que repartía 3.000 millones por población y 2.000 a los que entregaran sus ahorros. El PSOE se ha visto obligado a retirarlo y ha aceptado una transacción de sustitución de Podemos-Equo para “lamentar” la actitud del alcalde y responsabilizarle de perder “62 millones de euros para Zaragoza”, pese a que el rechazo en el Congreso fue de casi 200 diputados y no de los 89 del PP, como ha recordado Azcón.

Ranera ha detallado los fondos que según la última propuesta de Hacienda correspondían a las distintas ciudades, hecho que ha desatado el enfado de Azcón. A Zaragoza le tocaban 46 millones de euros, a los que había que sumar otros 22 por el transporte. “Espero que me haga llegar esos papeles. Al alcalde de Zaragoza no le han hecho llegar ni un solo papel. Me parece gravísimo”, ha dicho el regidor.

Este ha sido uno de los momentos más tensos del pleno, que ha tenido a Azcón y a Ranera como protagonistas. Mientras la portavoz socialista atacaba el “cinismo” del alcalde y le acusaba de primar sus intereses personales y de partido por encima de los de la ciudad, el máximo responsable municipal le acusaba de “hacer el ridículo” por llevar al pleno una propuesta que “daba cero euros a Zaragoza”. “Ustedes se conformaban con la miseria”, ha dicho Azcón.

“Usted es el portavoz del PP y no el alcalde de los zaragozanos”, le ha espetado Ranera, que ha puesto en duda incluso que la ciudad pueda utilizar finalmente sus remanentes para pagar a las contratas, tal y como estaba previsto. “Usted es un mal negocio para esta ciudad”, le ha dicho al alcalde, a quien ha exigido una alternativa.

Ante esto, el alcalde le ha recordado que en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) se llegó a un acuerdo para crear un fondo incondicionado de 5.000 millones que se repartiría entre los ayuntamientos. De hecho, ha señalado que el presidente de la FEMP, el socialista Abel Caballero, debería "pedir perdón" por no defender este acuerdo. Y se ha mostrado convencido que la oposición al decreto supondrá que a Zaragoza lleguen más fondos de los que el Gobierno ofrecía la semana pasada. “La situación de Zaragoza ha mejorado y va a mejorar sustancialmente”, ha dicho.

La vicealcaldesa y portavoz de Cs, Sara Fernández , ha renegado de la ley Montoro y se ha mostrado critica con el papel de los grandes partidos, también del PP, su socio, en la financiación de los ayuntamientos. “El verdadero problema es que los grandes partidos jamás les ha importado el municipalismo”, ha dicho. Fernández ha reclamado al Gobierno de Sánchez “una solución justa y solidaria”.

Por su parte, la portavoz del PP y concejal de Hacienda, María Navarro, ha calificado el pleno impulsado por el PSOE de “impostado” y “pataleta” después de “un fracaso estrepitoso”. Ha exigido un nuevo decreto “exprés” para repartir las ayudas a los ayuntamientos y ha asegurado que la tramitación de un proyecto del ley como plateaba el gobierno hubiera retrasado las ayudas al próximo año.

Para Pedro Santisteve, de ZEC, el debate es “estéril e inútil”, porque hay que remontarse a la modificación del artículo 135 de la Constitución aprobado por PP y PSOE . Y ha afeado a Azcón que trate de “sacar pecho” con la financiación local. Fernando Rivarés, de Podemos-Equo, afirmó que el alcalde “ha perdido 62 millones por las luchas intestinas en su partido y por su afán por las fotos”. “En la calle le llaman el alcalde fotomatón”, ha dicho. Julio Calvo, de Vox, se ha alineado con el PP, y le ha recordado a Ranera que “la pelota está en el tejado del PSOE”.

Etiquetas
Comentarios