Despliega el menú
Zaragoza

Los retrasos siguen lastrando la puesta en marcha del parador de Veruela

El próximo pleno de la DPZ aprobará la cesión de espacio a Turespaña para hacer la escalera de incendios que falta.

La ministra Reyes Maroto –en el centro–, junto al presidente de la DPZ y representantes políticos, en la biblioteca del siglo XVI durante la visita en mayo de 2019.
La ministra Reyes Maroto –en el centro–, junto al presidente de la DPZ y representantes políticos, en la biblioteca del siglo XVI durante la visita en mayo de 2019.
Aránzazu Navarro

Hace ya más de 15 años, en enero de 2005, que el Ministerio de Industria y Turismo dio luz verde a la creación de un parador nacional en la parte barroca del monasterio de Veruela, ubicado en Vera de Moncayo, un patrimonio de la Diputación de Zaragoza (DPZ). La pandemia de coronavirus ha contribuido a retrasar todavía más la puesta en marcha de estas nuevas instalaciones que el presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán, anunció en la pasada edición de Fitur que podrían abrir a finales de año.

El Instituto de Turismo de España (Turespaña), que ha transformado el edificio histórico en un moderno espacio con cinco plantas y 85 habitaciones, tenía previsto entregar el edificio a la sociedad estatal Paradores de Turismo de España este verano. Sin embargo, para que esta entidad se pueda hacer cargo del inmueble sigue faltando que Turespaña haga la escalera de incendios y otras pequeñas obras de remate que están pendientes.

De momento, el último plazo que está sobre la mesa es que el próximo pleno de la institución provincial aprobará la cesión del espacio a Turespaña para que habilite esta escalera de incendios, según confirmaron ayer fuentes de la DPZ. Estas obras, según explicaron, se sacaron a concurso tras la llegada de los actuales responsables del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y quedaron desiertas, por lo que Turespaña tuvo que encargárselas a la empresa estatal Tragsa.

En paralelo, Tragsa va ejecutando el resto de pequeñas labores pendientes. Esta semana mismo hay electricistas y fontaneros trabajando en el parador. Cuando todas estas intervenciones terminen, será cuando la empresa pública Paradores se haga cargo de las instalaciones, las equiparará y abrirá el ansiado parador al que parece perseguir una maldición.

Tanto el Ejecutivo autonómico como la DPZ se han mostrado siempre muy interesados en que abra sus puertas cuanto antes ya que se espera que tenga un enorme efecto dinamizador. "Nos gustaría haber visto el parador inaugurado hace tiempo, seguimos reivindicando su apertura lo antes posible y no nos daremos por satisfechos hasta que no lo veamos ya en marcha", apuntaron desde la DPZ. No obstante, también apostillaron que los actuales responsables del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo están demostrando su apuesta por el parador y que por lo menos después de "años de bloqueo no han dejado de dar pasos adelante".

Etiquetas
Comentarios