Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los vecinos del Gancho y el entorno de Pignatelli se unen para luchar contra la degradación del barrio

Nace una nueva plataforma vecinal para denunciar los problemas de salud pública, infraviviendas, okupaciones, drogas, violencia y robos diarios que sufren. El domingo volverán a salir a la calle, como hicieron hace un año. 

Nueva plataforma vecinal de el Gancho - Pignatelli presenta sus reivindicaciones / 25/08/2020 / Foto : Oliver Duch [[[FOTOGRAFOS]]]
La nueva plataforma vecinal de el Gancho-Pignatelli presenta sus reivindicaciones]
Oliver Duch

Hace un año losvecinos del entorno de Pignatelli salieron a la calle para decir "basta ya" a los problemas que inseguridad, degradación urbanística y conflictos sociales que sufren desde hace años. Exigían una solución a "corto plazo", así como el reconocimiento y la solidaridad de los zaragozanos. 

El Ayuntamiento se hizo eco de sus preocupaciones y sus reivindicaciones y durante unas semanas hubo cierta mejoría, se desalojaron un edificio en ruinas okupado en la calle de Agustina de Aragón y once pisos en el número 76 de Pignatelli; se retiró un andamio que llevaba 15 años sujetando una fachada protegida y escondiendo un solar lleno de basura; y el Consistorio se hizo cargo, subsidiariamente, del derribo de dos edificios en la calle de José Zamoray que amenazaban con derrumbarse. 

Pero para la recién nacida plataforma ciudadana de afectados del Gancho y entorno Pignatelli no es suficiente, porque las intervenciones no profundizan en los problemas reales y, según qué soluciones se adoptan, lo que hacen es trasladar el problema de calle. "Desalojan un edificio y se van a otro cercano y en las mismas condiciones y vuelta a empezar", explica  Óscar Villanueva, uno de sus potavoces. Añade que la especulación urbanística y la despreocupación de los bancos o de la sareb sobre los inmuebles es manifiesta, aunque no se comportan en todos los casos igual. 

"Todos los que vivimos aquí y llevamos años aguantando nos ha sorprendido la rapidez con la que han desalojado el Hotel San Valero de la calle Manifestación", señaló. 

Mariano Olmos, vecino de Conde Aranda, expone el problema que hay en el número 31 de esa calle, un edificio totalmente okupado. "Cinco alturas por cuatro viviendas, son veinte pisos. Los problemas que generan de olores, basuras e insalubridad son tales que debería ir la Unidad Militar de Emergencia a fumigar", ilustra. En esa casa, añade, también se venden drogas a la vista de todo el mundo. 

Recientemente, la Policía Local instó a un vecino de Pignatelli número 48 que utiliza un local como chatarrería, sin licencia, a cerrarlo por el alto riesgo de incendio y de insalubridad que ha creado. 

Un residente en una casa contigua ha denunciado a esta persona al menos cinco veces ya por los constantes insultos homófobos y amenazas que le lanza cada vez que lo ve por la calle.

Este vecino de Pignatelli, que compró su piso en 2002, cuenta que está "cansado" de promesas y espera que la sociedad se movilice el próximo domingo, 30 de agosto,  a las 11.00 en la plaza del Pilar, para ayudarles a mejorar esta zona céntrica de Zaragoza que vive a "espaldas" del Gobierno de Aragón.  Habla de extrema violencia de día y de la noche, drogas, delincuencia, ruidos, basura, incivismo, plagas….

Como ejemplo, contaba que este martes, una hora antes de que presentaran la plataforma vecinal, cita que ha tenido lugar en la esquina de Pignatelli con Zamoray, robaban la reaudación de un obrador-panadería de la calle Mayoral. 

Mar Fraga, que regenta el negocio, explica el robo sufrido este martes por la mañana.
Mar Fraga, que regenta el negocio, explica el robo sufrido este martes por la mañana.
Oliver Duch

Su propietaria, Mar Fraga, explicaba a Heraldo que los autores, tres jóvenes, entraron a la tienda,abrieron la caja registradora y se llevaron el dinero que había. Los vio merodear por la zona unos minutos antes, pero no imaginaba que iban a robarle. Aprovecharon que estaba en limpiando en el obrador para entrar a la tienda y apoderarse de la recaudación que había hecho hasta ese momento. Mar Fraga reconocía que los problemas de inseguridad se han incrementado en los últimos meses, con la llegada al barrio de nuevos jóvenes, desconocidos para el resto. "Llevo cuatro años y no había tenido ningún problema, hasta hoy", señalaba. 

La  plataforma vecinal nace de una página en Facebook en la que se compartían imágenes sobre la situación del barrio. Ha alcanzado en los últimos días el apoyo de 700 personas. 

Etiquetas
Comentarios