Despliega el menú
Zaragoza

robos 

El juez deja en libertad a dos de los cuatro georgianos detenidos por 21 robos en pisos

La Policía encontró en el piso de la calle del Temple donde fueron detenidos 16.000 euros en metálico y efectos de valor y numerosas joyas, algunas de las cuales ya han sido reconocidas por sus legítimos dueños. 

La Policía encontró en el piso donde estaban alojados numerosas joyas, efectos de valor y más de 16.000 euros en efectivo.
La Policía encontró en el piso donde estaban alojados numerosas joyas, efectos de valor y más de 16.000 euros en efectivo.
Cuerpo Nacional de Policía

Dos de los cuatro georgianos detenidos el pasado 13 de agosto por cometer al menos 21 robos en otros tantos pisos de Zaragoza quedaron este sábado en libertad sin medidas cautelares y necesidad de comparecer ante la autoridad judicial salvo cuando sean llamados. A los dos, que no tienen domicilio conocido, se les asignó la dirección del piso de la calle del Temple donde fueron arrestados y la Policía encontró el botín de los robos como dirección para que les sean notificadas las citaciones. 

Los cuatro arrestados, Teimuraz D., de 26 años, Nodar J, de 33, Andro S., de 46, y Iosebi S., de 42, están investigados por formar un grupo criminal organizado cuyo modus vivendi consiste en robar en pisos. La Policía cree que pertenecen a la mafia georgiana, especializada en este tipo de delitos

Trabajan en grupos pequeños que se desplazan por las principales ciudades del país y se asientan en ellas durante un periodo de tiempo suficiente para desvalijar las viviendas que puedan sin levantar sospechas.

En su caso, se cree que llegaron a España a principios de año. La primera vez que fueron detectados fue en Cartagena (Murcia) en febrero, cuando fueron arrestados por primera vez, y después en junio. Entonces les atribuyeron delitos de robos con fuerza, asociación ilícita y falsedad documental. Todos, excepto Nodar J., tienen antecedentes policiales y Andro S., además, una prohibición para salir de España emitida por un juzgado de Córdoba. 

Agentes de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron el pasado jueves 13 de agosto a 4 individuos de origen georgiano, como presuntos autores de varios robos con fuerza en Zaragoza.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón  tenía constancia de que  desde un tiempo se estaban perpetrando robos en inmuebles en diferentes zonas de Zaragoza, todos con el mismo modus operandi, lo que les llevó a pensar que un grupo organizado se había asentado en la ciudad. 

De hecho, recientemente la Policía alertó a los ciudadanos para que estuvieran atentos por si dectectaban un hilo de pegamento o silicona entre el marco y la puerta del inmueble, pues es  esta la forma que los delincuentes tienen de averiguar si hay moradores o no en una vivienda. Después, en todos los casos, abren el bombín con ganzúas fabricadas por ellos mismos, sin causar ningún tipo de daño a la puerta, lo que les permitía en algunos casos quedarse en los inmuebles varias horas para registrarlos a fondo, incluso para comer algo o beber bebidas alcohólicas. 

Cuando los investigadores lograron descubrir el piso franco en el que estaban viviendo en la calle del Temple, al parecer sin contrato de alquiler, decidieron entrar y detenerlos. En el interior encontraron numerosos efectos de valor, joyas y 16.000 euros en metálico. 

La Policía Nacional está ahora citando a las  víctimas de los robos para que acudan a las dependencias de la Jefatura, en el paseo de María Agustín, a reconocer los efectos  recuperados y en su caso, poder identificar los objetos sustraídos. La Jefatura pide a los ciudadanos que si han sufrido un robo se pasen por sus dependencias para que vean si hay alguno suyo. Hasta hoy se ha podido determinar la participación de los detenidos en más de cuatro robos y las investigaciones siguen abiertas puesto que se les considera autores de 21 delitos.  

El alto nivel de organización, planificación de los golpes y extremas medidas de seguridad que adoptan estos grupos mafiosos hace muy difícil el trabajo policial y exige una gran coordinación y comunicación entre los diferentes grupos de Policía Judicial de toda España.  Por esa razón, la decisión judicial de dejar en libertad y sin medidas cautelares a dos de ellos y también la del representante de la Fiscalía de no pedir su ingreso en prisión, no ha sentado bien en el ámbito policial máxime cuando son personas que no tienen domicilio conocido y que se desplazan por España y otros países de forma habitual con el único y presunto objetivo de robar, tal y como señalan fuentes policiales. 

De hecho, como los dos que quedaron libres, Iosebi S. y Andro S. no supieron facilitar su domicilio habitual (uno dijo en Alicante y otro en Barcelona, pero sin poder decir el nombre de la calle porque lo ignoraban), se les ha asignado el domicilio de la calle del Temple a efecto de recibir las notificaciones para ser citados. 

 

Etiquetas
Comentarios