Despliega el menú
Zaragoza

Una decena de colectivos sociales exigen más recursos para los niños y adolescentes aragoneses

Diversas asociaciones denuncian "la ceguera" de las administraciones al cerrar "todos los recursos sociales" dedicados a los menores, que fueron quienes más sufrieron el confinamiento.

Los psicólogos recomienda movimiento y aire libre para desconectar
Los psicólogos recomienda movimiento y aire libre para desconectar

"Durante los meses de confinamiento se han pedido a los niños compromisos que no se nos han pedido a las personas adultas. Hemos tenido las medidas más restrictivas del mundo y las necesidades de nuestra infancia y nuestra adolescencia han parecido irrelevantes e invisibles la mayor parte del tiempo". Así comienza la carta que firman una decena de asociaciones socioeducativas, que lamentan la "ceguera social de consecuencias imprevisibles" de las administraciones aragonesas. Ante la situación sanitaria actual "y la decisión del Gobierno de Aragón y, en cadena, del Ayuntamiento de Zaragoza de cerrar todos los recursos sociales dedicados a la infancia y a la adolescencia de nuestra ciudad", un grupo de asociaciones y entidades ciudadanas han decidido movilizarse para expresar sus preocupaciones y proponer algunas medidas para abordar esta situación.

El escrito cuenta con el respaldo de la Asociación de Intervención Socioeducativa El Trébol, el colectivo de Tiempo Libro Pandora, así como el Colegio de Educadoras y Educadores Sociales de Aragón y Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón. Igualmente aportan su firma el Espacio de Derechos Sociales, la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), el GIPA (Grupo de investigación de pedagogías alternativas), la Asociación Socioeducativa Gusantina y la Promotora de Acción Infantil (PAI).

Todos coinciden en señalar que "la cuarentena ya evidenció las consecuencias de la desigualdad para los niños en todos los ámbitos de la vida: el proceso educativo, las condiciones de vivienda, las alternativas de ocio, las posibilidades de apoyo y acompañamiento, la alimentación, etc". En consecuencia, consideran más necesario que nunca recuperar las rutinas de los centros de tiempo libre y de ocio, como ya se hizo el pasado mes de julio, "cumpliendo todos los protocolos y medidas preventivas". "Pudimos experimentar y disfrutar de toda la necesidad y urgencia de nuestros chavales por jugar, relacionarse, patear la ciudad y la naturaleza, construir juntas, etc.", explican.

No a las colonias, sí a los centros comerciales

Los responsables de estas entidades observan cómo un sector de niños y adolescentes "se han lanzado a la calle, ocupando su tiempo libre sin ningún tipo de acompañamiento ni supervisión". "¡No pueden participar en la colonia o en el centro de tiempo libre pero si pueden ir a los centros comerciales a consumir!", se quejan.

"Estamos volviendo a dejar tirados a los chavales que se descolgaron en los meses finales del pasado curso de nuestros centros escolares. ¿Qué alternativas de ocio hay en agosto? No se puede hacer deporte, no hay centros de tiempo libre, casas de juventud ni educación de calle. Piscinas restringidas, zonas infantiles cerradas… Esto nos da un cóctel peligrosísimo", denuncian, al tiempo que advierten de las complicaciones de la conciliación familiar. "No es un problema privado, sino social, público y comunitario", aseveran. "Muchas familias no tienen una mínima red para conciliaciones de urgencia. Ni siquiera en situaciones de aislamiento por PCR positivas. ¿Cómo se puede garantizar el aislamiento correcto de los niños sin ningún apoyo?", concluyen. 

Estas organizaciones se  muestran convencidas de que es posible "compatibilizar los protocolos de salud con la realización de alternativas de ocio y tiempo libre educativos" y piden al Ayuntamiento y la DGA que creen un grupo de trabajo que "revierta la actual situación de vacío".

Etiquetas
Comentarios