Despliega el menú
Zaragoza

Las aceras de la calle Don Jaime de Zaragoza reciben un tratamiento para evitar resbalones en los días de lluvia

El Ayuntamiento de Zaragoza ha comenzado las obras en estas dos vías para rayar el pavimento. Los trabajos se van a realizar de forma progresiva a lo largo de agosto para minimizar las afecciones.

Calle de Santiago, en Zaragoza
Calle de Santiago, en ZaragozaAYUNTAMIENTO03/08/2020 [[[EP]]] Pruuebas de abujardado en la calle Santiago
EP

Las aceras de las calles Don Jaime y Santiago de Zaragoza dejarán de resbalar cada vez que el pavimento esté mojado. ElAyuntamiento de Zaragoza ha comenzado este lunes las obras en estas dos vías para rayar el pavimento y que recupere su rugosidad y así evitar resbalones y caídas en los días de lluvia.

Se trata de un tratamiento superficial que abujarda la piedra. Los trabajos se van a realizar de forma progresiva a lo largo de agosto para minimizar las afecciones.

La consejera municipal de Infraestructuras, Patricia Cavero ha explicado que esta actuación permitirá dar solución a una de las principales quejas de los vecinos de la zona. "Es una calle con mucho tránsito y la piedra de las aceras se ha desgastado con los años. Cuando está mojada en días de lluvia o después de su limpieza, el pavimento es muy resbaladizo y son muy frecuentes los resbalones y las caídas", ha dicho.

"Vamos recuperar la rugosidad de la piedra y con ello mejoraremos la seguridad de los cientos de personas"

Cavero ha subrayado lo siguiente: "Le vamos a dar solución; vamos recuperar la rugosidad de la piedra y con ello mejoraremos la seguridad de los cientos de personas, zaragozanos y turistas, que andan todos los días por estas céntricas calles".

Cada día está previsto acometer un pequeño tramo de unos 150 metros cuadrados para reducir las molestias. Además se contará con una máquina auxiliar barredora para eliminar el polvo que se genera durante el abujardado.

Las aceras de Don Jaime están pavimentadas con piedra arenisca, que se colocó en 1991 cuando se llevó a cabo la renovación integral de la calle. Seis años después, en 1997, se realizó un primer tratamiento para recuperar la rugosidad superficial.

Desde entonces, sin embargo, no se había vuelto a actuar sobre él y el pavimento resultaba muy resbaladizo después de más de 20 años sin tratamiento.

Esta mejora supondrá una inversión de unos 100.000 euros y se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (Objetivo 11.7 Ciudades y Comunidades Sostenibles) que promueve el acceso universal a espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles.

Etiquetas
Comentarios