Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El barrio de Delicias se suma al mapa de análisis de aguas fecales en busca de covid

Los asintomáticos complican la detección de material genético, aunque los primeros resultados podrían estar en 2 semanas

Dos trabajadores durante la recogida de muestras de aguas fecales en una alcantarilla del Miguel Sevet, este jueves.
Dos trabajadores durante la recogida de muestras de aguas fecales en una alcantarilla del Miguel Sevet, este jueves.
José Miguel Marco

El barrio de Delicias se ha sumado al mapa de análisis de aguas fecales en busca de coronavirus. El alto número de casos detectados en este distrito, que aglutina el 25,9% de todos los positivos de Zaragoza de los últimos diez días, ha motivado que el grupo de trabajo de este proyecto decida incorporarlo a los puntos de recogida de muestras, ya que es clave hallar material genético de SARS-CoV-2 en una cantidad suficiente para poder predecir posibles rebrotes en el futuro. Por ahora, la tipología de los nuevos contagios, buena parte de ellos, asintomáticos, está complicando la detección del virus, pero se espera poder contar con los primeros resultados a mediados de agosto.

El Ayuntamiento de la capital aragonesa, junto a la Universidad de Zaragoza y el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, sigue inmerso, desde hace unos dos meses, en la recogida y el análisis de las muestras. El trabajo comenzó primero en las dos depuradoras de La Cartuja y La Almozara y posteriormente se unieron también el Hospital Miguel Servet y el Clínico, con tres y dos salidas de agua, respectivamente. Después, se sumaron al análisis otros cuatro puntos de la red de saneamiento (La Bombarda, Torrero, La Almozara y Las Fuentes), elegidos teniendo en cuenta diferentes características de la población, sobre todo la edad, y finalmente se optó por incorporar también el barrio de Delicias, ya que se ha convertido en la zona de la ciudad con más positivos de covid y se espera que sea clave a la hora de encontrar rastros del virus.

Por ahora, no obstante, lo que los científicos han hallado en los análisis no arroja resultados concluyentes, sino que las cifras se quedan más bien en algo anecdótico. "Se ha encontrado presencia en los hospitales, sobre todo en el Servet, y también en todos o casi todos lo barrios analizados, pero de una forma aleatoria", indica el director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, uno de los expertos que está encabezando la investigación.

El virus se diluye

En este sentido, Badiola explica que la excreción viral es significativamente menor en las personas que no presentan síntomas. Además, apunta, la muestra incluye también el agua que llega de las duchas, de las lavadoras y de otros electrodomésticos, por lo que al final la presencia de la covid acaba diluyéndose. "No es un proceso fácil. De momento estamos detectando concentraciones bajas", resume.

En concreto, los técnicos recogen un litro de aguas fecales de cada uno de los puntos seleccionados dos veces por semana, que luego trasladan al laboratorio para su análisis. En este periodo se han obtenido aproximadamente un centenar de muestras. El objetivo del proyecto, en el que trabajan expertos de múltiples áreas, como medicina, matemáticas o infraestructuras, es llegar a elaborar una fórmula numérica que se pueda emplear en el futuro para predecir la llegada de nuevos rebrotes de coronavirus.

De lograrse, se podría actuar hasta con dos semanas de antelación, antes incluso de que los contagiados comenzaran a notar los primeros síntomas, por lo que sería un sistema muy eficaz para el control de la pandemia. "Es bastante más complicado de lo que parecía en un principio", asume Badiola, aunque no obstante estima que a mediados de este mismo mes se podría contar ya con resultados más claros.

Etiquetas
Comentarios