Despliega el menú
Zaragoza

La última propuesta de Hacienda a los alcaldes deja a Zaragoza sin apenas ayudas

La FEMP vota hoy la oferta del Ejecutivo de que los ayuntamientos puedan disponer de sus ahorros. La medida perjudica a la capital, que no tiene remanentes.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, este jueves
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, este jueves
Miguel G. Gracia

En un clima de tensión entre los alcaldes y el Gobierno central, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) decidirá este viernes si acepta la tercera propuesta que ha presentado el Ministerio de Hacienda a los ayuntamientos para facilitarles financiación con la que atender los gastos de la pandemia de la covid-19. Y al margen del resultado, el desenlace no pinta bien para Zaragoza capital: la última oferta deja sin apenas ayudas a la ciudad, que solo podría acceder a una cuantía mínima para enjugar la caída de ingresos del transporte.

Del meollo de la propuesta del Gobierno central, Zaragoza no podrá acceder a ni un solo euro. Hacienda propone a los ayuntamientos que le presten sus remanentes, que los municipios no pueden utilizar por la ley de estabilidad presupuestaria y que ascienden en total a 14.000 millones de euros. De esa cantidad, 5.000 millones se devolverían en 2020 y 2021 y el resto en 10 años. Los consistorios podrían destinar estos recursos a políticas públicas concretas de movilidad, agenda urbana, acción social y cultura y deporte. Si no hay acuerdo antes del 5 de agosto, el Gobierno central impondrá las condiciones de los préstamos.

Muchos municipios disponen de esos recursos, que no han podido utilizar en los últimos años. Pero el caso de Zaragoza, como le ocurre también a Granada o a Mérida, es distinto: la capital aragonesa no cuenta con superávit o ahorros en los bancos fruto de su situación económica. Por obligación legal (así lo re cuerda también la propia propuesta de Hacienda), el remanente de 2019, que asciende a 40 millones, se debe destinar al pago de facturas.

El planteamiento del Gobierno incluye un fondo de 275 millones ampliables a 400 para el transporte urbano, cuyos ingresos se han desplomado por el confinamiento. Esta cantidad está muy lejos de los 1.000 millones solicitados por la FEMP. El Ayuntamiento estima que podría acceder a unos 4 millones, insuficientes para enjugar el agujero de más de 20 millones del transporte en la ciudad.

Hacienda permite, además, que los ayuntamientos puedan no respetar la regla de gasto en 2020. Pero los alcaldes no ven en este aspecto una concesión, dado que el incumplimiento de esta norma se da por hecho que será generalizado en los ayuntamientos por el impacto de la pandemia. También hay ayudas en materia de endeudamiento y se prometen recursos procedentes del Fondo de Recuperación de 140.000 millones de euros acordado en el seno de la Unión Europea.

Aunque el alcalde de Vigo y presidente de la FEMP, el socialista Abel Caballero, calificó la propuesta como "la mayor concesión" a la FEMP de la democracia, la realidad es que ha provocado una auténtica rebelión de los alcaldes, también de los socialistas, aunque no se espera que hoy en el PSOE se rompa la disciplina de partido. Hasta este jueves, el planteamiento de Hacienda contaba con el rechazo de PP, Cs, Unidas Podemos y PDECat. El PSOE necesita un voto de alguna de estas formaciones para ganar la votación.

A la espera de lo que ocurra este viernes, crece la preocupación en el Ayuntamiento de Zaragoza, que en el caso de verse sin ayudas se enfrentaría a graves apuros económicos. El alcalde, Jorge Azcón, participará en la votación de la FEMP como portavoz del PP. El regidor dirigió ayer un tuit a Abel Caballero en el que dijo que la propuesta "constituye el mayor atropello a la autonomía financiera de las entidades locales que se ha pretendido perpetrar en toda la historia de nuestra democracia".

Etiquetas
Comentarios