Despliega el menú
Zaragoza

ZAragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza inyecta 10,1 millones al plan de microcréditos municipal

El gobierno aprueba las modificaciones presupuestarias para el proyecto, cuyo plazo de solicitud expira el 31 de agosto. La oposición se abstiene.

La concejal de Economía, Carmen Herrarte, y la de Hacienda, María Navarro, en el pleno de este miércoles.
La concejal de Economía, Carmen Herrarte, y la de Hacienda, María Navarro, en el pleno de este miércoles.
Guillermo Mestre

El plan de microcréditos ya tiene dotación económica. El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza, con los votos de PP y Cs y la abstención del resto de grupos políticos ha sacado adelante este miércoles las modificaciones presupuestarias necesarias para que el proyecto, que permitirá inyectar liquidez a los autónomos y las pymes afectados por la crisis económica derivada de la pandemia de la covid-19. En el horizonte está, a petición del PSOE, la opción de completar esta iniciativa con ayudas directas a fondo perdido.

En total, el baile de partidas supuso 10,1 millones de euros, que salieron en gran medida de recortes de inversión, según el gobierno porque estos proyectos no tenían margen de ejecución este ejercicio por el retraso de los trámites administrativos que ha provocado el confinamiento. La concejal de Hacienda, María Navarro, calificó la situación económica de “catastrófica” y defendió la necesidad de poner en marcha “el escudo de la liquidez” que “tanto han pedido” los sectores afectados por la crisis, especialmente el comercio y la hostelería. El plazo para presentar las solicitudes de estos préstamos expira el 31 de agosto.

La concejal de Economía, Carmen Herrarte, añadió que con los microcréditos el Ayuntamiento se convierte “en un referente nacional”. La edil cargó contra el Gobierno de Aragón y el estatal por no aportar fondos al Ayuntamiento, criticó a la izquierda por no plantear una propuesta alternativa y agradeció a Vox que haya presentado enmiendas a las modificaciones, pese a que el gobierno PP-Cs impidió que prosperaran.

La concejal socialista Ros Cihuelo admitió que el presupuesto “ha saldado por los aires” y que es necesario “pensar en las prioridades”. Cuestionó los recortes en las inversiones, que afectan a proyectos tan reclamados por su partido como la reforma de la avenida de Cataluña, pero subrayó que el PSOE “no va a ser obstáculo” para el proyecto de microcréditos.

“Lo más responsable es colaborar”, afirmó Cihuelo, que justificó con este argumento la decisión de no presentar enmiendas a las modificaciones. Pero defendió la necesidad de impulsar las ayudas directas a los sectores afectados, un planteamiento hasta ahora rechazado por el gobierno, pero que Navarro no descarta estudiar. “Habrá que hacer una comisión extraordinaria para ver de qué dinero se puede disponer”, explicó Cihuelo.

Pedro Santisteve (ZEC) y Amparo Bella (Podemos) expresaron sus reparos a los préstamos. El primero explicó que “lo esencial no es prestar dinero, sino impulsar las políticas económicas y generar empleo”. Por eso criticó que lo microcréditos se nutran en parte de un millón de euros que estaba previsto para políticas de vivienda. Bella defendió las ayudas directas y los ERTE como solución para los sectores afectados y lamentó que los microcréditos se planteen a costa de “sacrificar obras en los barrios”.

Julio Calvo, de Vox, expresó su apoyo a los microcréditos, pero justificó su abstención por la negativa del gobierno a aceptar sus enmiendas, que eliminaban partidas de subvenciones, de la dotación económica de los grupos políticos y gasto corriente en lugar de inversiones. “Es más importante asfaltar la calle que dar dinero a los grupos”, dijo

Etiquetas
Comentarios