Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Detenido por matar a cuchilladas a su padrastro y herir de gravedad a su madre en La Paz

La Policía cree que la mujer sufrió varios cortes en el abdomen al interponerse entre agresor y víctima. La discusión que acabó con la vida de Antonio I., de 69 años, se produjo en la casa que compartían.

El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón trata de aclarar los motivos que llevaron este martes a un hombre de unos treinta años a matar presuntamente a cuchilladas a su padrastro, Antonio Ibar Ruiz, de 69, durante una discusión en la vivienda que compartían en el número 12 de la calle del Teniente Coronel Moyano, en el barrio de La Paz de Zaragoza. Según las primeras pesquisas, la madre del agresor, de unos 50 años, trató de interponerse y sujetar a su hijo, lo que hizo que sufriera también varias heridas de arma blanca. Al cierre de esta edición, la mujer permanecía ingresada en el Hospital Miguel Servet, pero no se temía por su vida.

Los hechos se produjeron sobre las dos de la tarde en un bloque de dúplex ubicado muy cerca de la rotonda de Pau. Como relatarían después varios vecinos, se disponían a comer cuando escucharon los gritos desesperados de una mujer que no dejaba de repetir: "¡Han matado a mi marido, han matado a mi marido!". Cuando se asomaron a las ventanas, vieron que esta persona tenía también la cara y el cuerpo ensangrentados. De ahí que alguien llamara enseguida a la central del 091 para pedir ayuda. Cuando llegaron las primeras patrullas, encontraron a la mujer sentada bajo un olivo situado a unos 50 metros del escenario del crimen. Para entonces, varias personas se habían acercado ya a socorrerla y habían conseguido frenar la hemorragia.

La mujer se encuentra estable después de ser intervenida por las heridas que sufrió en el abdomen

Al parecer, tras el ataque, el agresor permaneció en la vivienda familiar junto al cuerpo de su padrastro, por el que las asistencias sanitarias no pudieron hacer nada después. La violencia con la que había actuado y su corpulencia -algunos vecinos se referían ayer a él como "un joven cuadrado, alto y fuerte"-, obligaron a la Policía a extremar la precaución al entrar a la vivienda. De hecho, fue necesario movilizar a la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) para que acceder al interior y reducir al presunto homicida. "Entre cuatro policías no podían contenerlo", explicaba un vecino del fallecido. "No sé si habrán tenido que ponerle algo para calmarlo, porque se lo han llevado tumbado", añadía.

Un joven "solitario y conflictivo"

Casi todos conocían en la calle "poco o mucho" a Antonio Ibar y recordaban que se jubiló hace unos años tras regentar una carpintería durante toda su vida en la calle Oviedo de Torrero. "Estuvo soltero hasta hace cosa de seis o siete años, cuando se casó con una mestiza africana", comentaba Paco, amigo con el que solía jugar a las cartas. «"Ella tenía un hijo de veintitantos años y se lo trajo a vivir con ellos -añadía-. No sé cómo se llevaba con Antonio, pero es un chico muy callado, siempre lo veías solo por la calle.."»

La Jefatura Superior de Aragón no facilitó este martes ninguna información sobre el detenido, por lo que se desconoce si tenía antecedentes penales. En cualquier caso, algunos vecinos hablaban de él como una persona "conflictiva". "No hará más de dos o tres meses que vi a la Policía en la puerta de la casa, no sé que pasaría entonces", decía otra de las más veteranas de la calle del Coronel Moyano. El Grupo de Homicidios pretendía interrogar ayer al detenido para ponerlo hoy a disposición judicial.

Etiquetas
Comentarios