Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Reparto de golpes y multas por una violenta pelea entre familias en Valdefierro

La Fiscalía pidió que se investigara a todos los testigos de la refriega por mentir en el juicio celebrado a mediados de julio, pero el juez solo les reprocha su actitud.

Preparan un plan integral del barrio, calle de Federico Ozanam y Rigel/12-8-2014/ Foto: Asier Alcorta [[[HA ARCHIVO]]]
La refriega se produjo en la calle de Federico Ozanam, en una imagen de archivo.
HA

La refriega en la que se vieron envueltas dos familias del barrio de Valdefierro a cuenta de viejas rencillas y en la que dos personas, hombre y mujer, sufrieron sendos traumatismos craneales, se ha zanjado con una sentencia salomónica. Y si aquella tarde del 17 de julio de 2019 se repartieron golpes, lo que ha hecho ahora el juez ha sido repartir multas.

La Fiscalía y las acusaciones particulares –a cargo de Rafael Ariza y Carmen Esteban– pidieron prisión para ambos acusados: Manuel P. R. y Francisco L. S. Sin embargo, el titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Zaragoza ha castigado a ambos con sanciones económicas. El primero tendrá que hacer frente a una multa de 2.000 euros como autor de un delito de lesiones y otro de amenazas, e indemnizar a Dolores V. P. con 3.600 euros por el golpe que le asestó en la frente y que le ha dejado como secuela una visible cicatriz.

El segundo acusado, yerno de la lesionada y que intervino en la trifulca para defenderla, ha sido condenado a una multa de 1.680 euros. A ambos hombres se les imponen también órdenes de alejamiento.

El bastonazo, sin probar

Dolores V. P. relató en el juicio que bajó a la calle al escuchar que Manuel P.R. la llamaba «hija de puta» mientras la amenazaba con pegarle «dos tiros». Según esta, nada más cruzar la puerta, el acusado le asestó un fuerte bastonazo en la frente, provocándole el traumatismo del que tuvo que ser asistida en un centro hospitalario. La Policía llegó a identificar como arma un cayado de madera que se aportó a la causa y se llevó al juicio. Sin embargo, a ninguno de los testigos se le preguntó si aquel bastón había sido el utilizado para atacar a la mujer, por lo que el juez no considera probado que lo fuera. Y al no hacerlo, no puede condenar por un delito de lesiones agravadas, sino del tipo básico.

La disparidad de versiones que dieron los testigos de una y otra parte durante la vista hizo que la Fiscalía terminara pidiendo que se investigara a todos por falso testimonio.En su sentencia, el juez evita pronunciarse sobre la propuesta y se limita a reprocharles su conducta y falta de credibilidad.

Etiquetas
Comentarios