Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Lola Ranera: "El alcalde ha dinamitado los puentes con el PSOE. Prefiere ser rehén de Vox"

Lola Ranera, portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza, exige consenso al gobierno PP-Cs para impulsar un plan de "rescate" de los sectores económicos afectados por la covid.

Lola Ranera, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Lola Ranera, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza.
José Miguel Marco

¿El gobierno municipal ha adoptado las medidas correctas para afrontar esta crisis?

Creo que se pusieron las medidas que entendió más oportunas. Se equivoca el que en estos momentos se dedica a la mediocridad política y al tacticismo. El alcalde hizo lo que pudo, igual que todos los presidentes de comunidades autónomas y el presidente de España hicieron lo que pudieron.

Pero ustedes le acusaron de buscar la foto.

Azcón es Azcón y los que lo conocemos sabemos que le gusta la exposición pública. Cuando hay un decreto del Gobierno que dice que tenemos que quedarnos en casa, debemos ser prudentes. Somos ejemplarizantes y la exposición pública hay que medirla.

Tras pasar a la fase 2 flexibilizada, esta semana se ha vuelto a retroceder.

Las autoridades sanitarias anteponen salvar a la población. A partir de ahí hay que buscar el punto de equilibrio entre las medidas para garantizar la salud y la actividad económica. Se está resintiendo la economía y habrá que rescatar a distintos sectores.

¿Algo se ha hecho mal?

Creo que las cosas se están haciendo lo mejor que se pueden hacer. Toda mi admiración al Gobierno de Aragón y al presidente porque me consta que se están dejando la piel y haciendo lo mejor para la ciudadanía.

Los partidos, salvo Vox y ZEC, llegaron a un acuerdo por el futuro de Zaragoza para hacer frente a la covid. ¿Servirá de algo?

Trabajamos durante los tres o cuatro meses para sacar un buen documento. Por eso pedimos una comisión de seguimiento entre los grupos firmantes de ese acuerdo. Desgraciadamente nos enteramos por los medios de comunicación del cumplimiento de algún acuerdo, sin habernos informado ni hacernos partícipes. Ese documento sigue teniendo validez, lo que hay que cambiar son las formas.

Fruto de este acuerdo, el gobierno ha puesto en marcha un plan de microcréditos. ¿Será suficiente para salvar el tejido comercial y hostelero de la ciudad?

Los microcréditos son una ayuda, pero es un préstamo y se queda muy corto. Siempre hemos hablado de aplazamiento de impuestos, de exención de tasas y de ayudas a fondo perdido. A determinados sectores, como el ocio nocturno, habrá que rescatarlos. Y seguramente a esos sectores no les hacen falta más créditos. En lugar de ser prestamista, el Ayuntamiento debe garantizar que todas las persianas se levantan para mantener los empleos.

¿Y de dónde sale el dinero? Los ingresos se han desplomado y los gastos se disparan.

Para empezar haciendo una buena gestión. Por ejemplo, ya anunció la consejera Chueca que el pliego de la limpieza no va a llegar a tiempo. Son 30 millones y se penalizará un 30%. O el convenio de la DPZ, del que se devuelven 3,5 millones de euros por incapacidad de gestión.

No cita las ayudas del Estado. El alcalde dice que Zaragoza necesita 90 millones de euros del Estado para superar la crisis.

Evidentemente tienen que venir ayudas de Europa y del Gobierno de España. Pero eso no quiere decir que no seamos capaces de gestionar nuestra casa. No tiene sentido pedir dinero a Europa y España cuando se es incapaz de gestionar bien.

El Estado todavía no ha hecho una aportación económica a los ayuntamientos, algo que sí ha hecho con las autonomías.

Ha habido un traslado económico del Gobierno de España a las comunidades autónomas y no me cabe ninguna duda de que va a llegar a los ayuntamientos.

¿Teme que Zaragoza entre en una fase de recortes?

En los últimos días estamos denunciando que se está dando la espalda a los barrios. Por ejemplo, la avenida de Cataluña, las viviendas sindicales... Día a día merman las inversiones en los barrios mientras en el centro de la ciudad sí se hacen obras. Le pedimos al alcalde que lo sea de todos.

La relación entre el gobierno y el PSOE atraviesa una fase de mucha tensión. El alcalde dice que el PSOE no le apoya en nada.

A mí lo que me preocupa es la actitud de confrontación del alcalde. Los grupos hemos conseguido firmar el pacto por el futuro de Zaragoza y él en muy poco tiempo está dilapidando esos acuerdos. Está dinamitando los puentes con el PSOE. Igual Vox le ha dicho que sus dos votos valen para que no esté el PSOE en todo esto. El señor Azcón no busca los consensos con el PSOE, está cómodo con sus 16 votos, prefiere ser rehén de Vox.

El gobierno impulsa proyectos como el del hospital privado. ¿Por qué se opone el PSOE?

El PSOE tiene la sanidad pública como seña de identidad. Dicho esto, me parece bien que vengan muchas empresas y voy a ayudar para que se genere economía y empleo: pero no es de interés general la venta de suelo público para un hospital privado. Solo hubiésemos visto la oportunidad de ese dinero si los 10 o 15 millones se hubieran enviado para ayudas directas para salvar a las personas de la covid. Y el alcalde me dijo que ese dinero era para tapar agujeros. Para tapar agujeros el grupo socialista no va a colaborar en una venta de suelo que no cumple el interés general.

¿Es viable la nueva Romareda en tiempos de pandemia?

Es un proyecto que llevábamos en el programa electoral. Es verdad que la covid ha convertido los programas electorales en papel mojado. Es necesario un nuevo campo de fútbol y si ese proyecto tiene financiación, en la medida de lo posible se debe llevar desde el consenso. Pero mi prioridad ahora son las personas.

El gobierno municipal plantea una ordenanza para prohibir el botellón. ¿Está de acuerdo?

El Gobierno de Aragón lo que ha hecho es no hacer dejación de funciones y ha decidido por decreto que se guarde la distancia social. Sin demonizar a los jóvenes, los brotes pasan por botellones y por tanto se prohíben los botellones. Otra cosa es la ordenanza municipal. Si entre los profesionales se considera que es la mejor solución para acotar el consumo compulsivo de alcohol, pues sí. Pero si no, no tiene sentido. Lo que quiero saber es para qué se prohíbe. Vamos a verlo.

Etiquetas
Comentarios