Despliega el menú
Zaragoza

El ocio nocturno de Zaragoza estudia llevar a los tribunales el cierre de discotecas

La Asociación de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de la capital aragonesa decidirá la semana que viene si adopta las medidas legales que ya ha anunciado el sector de Cataluña.

La Policía Local, en una ronda de control de terrazas, el pasado fin de semana.
La Policía Local, en una ronda de control de terrazas, el pasado fin de semana.
Guillermo Mestre

Ante las nuevas restricciones en Aragón por el coronavirus, la Asociación de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Zaragoza está estudiando llevar a los tribunales el cierre de las discotecas, una medida que ya ha anunicado el sector en Cataluña y que podría seguir otras comunidades autonómicas. La decisión se adoptará a lo largo de la semana que viene, según el presidente de este colectivo, Fernando Izcara, una vez que ya han llevado a cabo "varias consultas" sobre el tema y se han informado acerca de los pasos a seguir. También están pendiente de entrevistarse con el presidente aragonés, Javier Lambán, un encuentro que para Izcara "llega tarde" y que debería haberse producido mucho antes de que la situación llegar a este punto.

Desde la fase 2 ‘flexibilizada’ las discotecas están cerradas. Solo se salvaban aquellas de doble licencia que incluye también restauración y que hace unos días podían abrir hasta las dos de la mañana. Ahora tienen que cerrar a la medianoche, al igual que la hostelería, además de que no puede haber reuniones de más de 10 personas.

"Fuimos los primeros en cerrar y también en presentar unos planes de seguridad que se consensuaron con Sanidad. Nos hemos adaptado a todo lo que nos han indicado, sin pistas de baile, controles de temperatura, zonas marcadas y separadas... Dentro del colectivo siempre hay alguna oveja descarriada que va a incumplir la normativa, pero la gran mayoría estamos siguiéndola a rajatabla", apunta Izcara.

Desde este gremio aseguran que se han tomado "muy en serio" la pandemia y que a pesar de todos los controles e inversiones que han hecho para poder seguir con la actividad no hacen más que recibir "varapalos".  Desde que la vuelta a la fase 2 supuso el cerrojazo de gran parte de estos locales de noche, sus responsables, como Izara, vienen advirtiendo de que el problema no radica en este tipo de negocios, que reprochan que han sido "tratados como apestados", sino en fiestas privadas, reuniones y botellones en lugares que hasta ahora la Administración no ha entrado a controlar. Además, Yzara subraya que cerca de la mitad de las discotecas ya habían optado por no abrir todavía sus puertas y no tienen previsto hacerlo hasta septiembre según como evolucione la pandemia.

Etiquetas
Comentarios