Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

hostelería

Avalancha de cancelaciones de comidas y cenas en los restaurantes zaragozanos

Las llamadas al "confinamiento voluntario" de la población han provocado anulaciones masivas de reservas, y el sector pronostica cierres de negocios la semana que viene.

Las terrazas de Cesáreo Alierta, en una imagen de comienzos de esta semana.
Las terrazas de Cesáreo Alierta, en una imagen de comienzos de esta semana.
Guillermo Mestre

Los negocios de hostelería están sufriendo este fin de semana con crudeza las consecuencias del bautizado como “confinamiento voluntario” de la población. Las llamadas de las autoridades sanitarias a restringir las reuniones sociales y los desplazamientos ha tenido un efecto directo en la hostelería zaragozana, que ha recibido una avalancha de cancelaciones de comidas y cenas para este fin de semana.

“¿Que si hemos tenido cancelaciones? Todas”, confirma Luis Vaquer, presidente de Horeca Restaurantes. Desde que el lunes se decidiera que Zaragoza regresaba a la fase 2 -aunque sea “flexibilizada” y, sobre todo, desde que el jueves se pidiera a los zaragozanos que limitaran sus salidas de casa, las llamadas para anular reservas no han cesado. “El lunes evaluaremos cómo ha ido el fin de semana, pero tiene pinta de que no vamos a trabajar nada”, señala Vaquer.

Desde Cafés y Bares confirman estas impresiones: “Desde el martes hasta hoy el bajón ha sido terrible, las ventas y reservas se han desplomado”, apunta el presidente de la asociación, José María Marteles. Cree que “el miedo” y “la incertidumbre” que sienten los ciudadanos tienen consecuencia directa en sus negocios. “Si estamos todo el día en las televisiones nacionales siendo noticia por esto, la gente decide quedarse en casa”, añade.

Tal es la situación que desde el sector dan por hecho que muchos negocios tendrán que volver a cerrar sus puertas al menos de forma temporal a partir de este lunes. Marteles incluso pronostica que la mitad de los bares que están abiertos actualmente (que son el 80% del total) podrían volver a bajar la persiana. “Tenemos las barras prohibidas, los veladores al 75% y el 50% de las mesas en el interior. Así hay muchos negocios que no pueden subsistir”, señala.

Vaquer es de la misma opinión. Aunque no lo cuantifica, considera que “va a haber cierres en restaurantes y en hoteles”, ya que el parón en la actividad ha sido “total”. “No nos cierran los negocios, pero la gente se lo ha tomado como si los hubieran cerrado. Los han atemorizado y la actividad es mínima”, apunta.

En el caso de los restaurantes, por ejemplo, ha habido muchas comidas y cenas de amigos suspendidas. También la celebración de alguna comunión, que se había organizado de manera íntima entre los familiares más cercanos. “Está todo muy raro e inestable, pero hay que esperar a la semana que viene a ver cómo evolucionan los datos de contagios y qué medidas se toman”, concluye Vaquer.

Este nuevo golpe a la hostelería llega en un momento en el que los bares y restaurantes trataban de recuperarse del cierre forzoso del estado de alarma. Aunque aproximadamente la mitad de los negocios seguían en pérdidas, poco a poco se iba animando la actividad y algunos, incluso, habían recuperado el ritmo prepandemia. Ahora, las nuevas medidas han supuesto otro frenazo para todos los negocios.

Etiquetas
Comentarios