Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Las Fiestas del Pilar no tendrán recinto ferial, cabezudos ni carpas musicales

El Ayuntamiento de Zaragoza acuerda con Sanidad evitar actos multitudinarios y solo habrá eventos descentralizados y con aforo restringido.

PREGON DE LAS FIESTAS / FIESTAS DEL PILAR 2019 / 05/10/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
El grupo B Vocal, pregoneros de las Fiestas del Pilar 2019
Oliver Duch

El Ayuntamiento de Zaragoza mantiene su intención de organizar las Fiestas del Pilar aunque, para garantizar que se cumplen las medidas de prevención ante la pandemia de coronavirus, poco o nada se parecerá la programación de este año a la de ediciones anteriores. Tanto es así que el gobierno PP-Cs ya ha descartado la celebración de cualquier acto multitudinario, lo que dejará fuera emblemas de los festejos como el recinto ferial y el Espacio Zity, los conciertos de la plaza del Pilar, el pasacalles del pregón, los cabezudos, las muestras gastronómicas...

Así se acordó este lunes en una reunión entre la vicealcaldesa y concejal de Cultura, Sara Fernández, y responsables del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Ambas partes coincidieron en evitar el efecto llamada y reconfigurar la programación para impedir aglomeraciones. «No van a ser unas fiestas de calle», reconoció la edil tras el encuentro.

Una vez descartado el grueso de la programación habitual, el Consistorio trabaja ahora en una propuesta alternativa que permita, al menos, «salvar parte de la esencia», apuntó Fernández. En este sentido, la vicealcaldesa y su equipo trabajan en mantener una Ofrenda de Flores que, previsiblemente, será virtual y quizá, con una participación física muy restringida y representantiva. Tampoco habrá pregón como se conoce, ya que la plaza del Pilar dejará de ser centro de multitudes, pero se estudia un acto simbólico retransmitido de forma telemática para dar comienzo a las fiestas más atípicas de la historia.

Por lo demás, el Ayuntamiento de Zaragoza prepara una programación cultural descentralizada –para evitar desplazamientos al centro– aprovechando, por ejemplo, la red de centros cívicos, teatros y salas públicas y privadas de la ciudad. En este caso, la premisa es que siempre se vele por la seguridad para evitar la propagación del virus, con aforos restringidos, invitación previa y otro tipo de medidas de control. «Es lo que toca en esta situación», comentó Fernández, que además advirtió de que «habrá que ser flexibles», por si la situación en octubre es diferente a la actual.

Etiquetas
Comentarios