Despliega el menú
Zaragoza

turismo

Zaragoza vive su julio más atípico con negocios cerrados y sin apenas viajeros

El entorno de la plaza del Pilar está al 10% y un 35% de los hoteles aún no han reabierto.

El habitual parquin de los autocares de turistas, vacío a consecuencia del coronavirus
El habitual parquin de los autocares de turistas, vacío a consecuencia del coronavirus
José Miguel Marco

Zaragoza afronta su verano más atípico con multitud de negocios aún cerrados y sin apenas turistas extranjeros. El entorno de la plaza del Pilar, un constante ir y venir de viajeros en circunstancias normales, está en estos momentos «al 10%». Lo confirma Luis Vaquer, presidente de la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón. "En temporada baja suelen venir entre cuatro y cinco autocares al día y en verano, unos diez, pero este año no se ve ninguno, ni de turistas extranjeros ni nacionales", dijo.

El panorama, reconoció el también presidente de Horeca Restaurantes, es «desolador» más allá de las noches y las terrazas. "Se ha recuperado la movilidad teórica, pero no la real. Todo sigue todavía muy parado", admitió. Como ejemplo puso los establecimientos de la propia plaza del Pilar. Son cerca de una veintena y están preparados para servir a decenas de personas cada día, pero ya apenas hay grupos que atender.

Atrás quedan los meses en los que se veían grupos de viajeros chinos y japoneses por el centro de Zaragoza, un turismo que, a juicio de los hosteleros consultados "tardará en recuperarse".

Los empresarios esperaban que la situación fuera otra a estas alturas. Reconocen, asimismo, que no se prevé el mismo nivel de gasto que otros años, dado que muchas personas siguen aún inmersas en expedientes de regulación.

La situación es similar en los hoteles. El sector realizará en próximas fechas una encuesta para conocer con exactitud el grado de ocupación. Por el momento han vuelto a reabrir en torno a un 65% del total. Para las próximas semanas, al igual que ocurre en el Pirineo, los datos variarán mucho en función de la movilidad y de los rebrotes que puedan producirse.

Las casas rurales remontan

La hostelería confía en que Zaragoza mantenga el pulso como "ciudad de paso" y que atractivos como el Pilar, la Seo o la Aljafería atraigan a aquellas personas que pasarán unos días en el Pirineo o se desplacen a la provincia de Teruel para hacer turismo rural.

Las casas rurales de la provincia son especialmente optimistas. Aunque han empezado julio al 30%, esperan que el cambio de quincena dispare el porcentaje por encima del 70%. "Si todo va bien, acompaña el buen tiempo y no hay rebrotes ni retrocesos de fase podría ser incluso más. De cara a agosto, a tenor de la gente que llama a preguntar, se alcanzará el 100%", avanzó Jesús Marco, presidente de la Federación Aragonesa de Turismo Rural (Faratur).

Por ahora, la mayor parte de las reservas se concentran en la zona del Moncayo. "El entorno del Monasterio de Piedra y el Jalón, la laguna de Gallocanta y el Prepirineo de las Cinco Villas también están tirando. Lo mismo ocurre con Cariñena y su oferta de enoturismo o con Belchite", indicó.

Respecto a los precios, ocurrirá como en el resto del territorio. Serán más bajos hasta el cambio de quincena, aunque de cara al próximo mes se espera que se mantengan en unos niveles muy similares a los de otros veranos.

Etiquetas
Comentarios