Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Condenado a prisión en Zaragoza por quedarse la herencia de una sobrina huérfana

Los padres y la hermana de la chica murieron ahogados en el embalse de Santolea (Teruel) y el acusado pidió hacerse cargo de ella.

Juicio en la Audiencia Provincial de Zaragoza a una pareja que se enfrenta a penas de 4 años de cárcel por quedarse parte de la herencia de la sobrina que tutelaba
El acusado, de pie, en los pasillos de la Audiencia de Zaragoza.
José Miguel Marco

La Audiencia ha condenado a Francisco Javier G. M. a dos años de cárcel y 8 meses de multa por quedarse con parte de la herencia de su sobrina, una joven que perdió a sus padres y su hermana en un trágico suceso ocurrido en julio de 2010 en el pantano de Santolea (Teruel). El tribunal absuelve a la esposa del acusado, Cristina L. P., del delito de apropiación indebida, aunque la declara responsable civil a título lucrativo.

La víctima tenía 14 años cuando vio morir ahogada a su familia y pasó de residir en Alcañiz al domicilio de sus tíos en Valencia. La sentencia de la Sección Sexta recoge que como no les resultaba grata la convivencia con ella, decidieron llevarla a un internado en Liria, donde permaneció casi dos años, desde octubre de 2011 hasta agosto de 2013. En el centro apenas recibía visitas de sus tíos prácticamente no salía, ni siquiera en vacaciones y festivos.

A este desapego en lo personal hacia la menor se sumó que el acusado, en lugar de «administrar honradamente» el patrimonio de su sobrina se «aprovechó de su situación de preeminencia», dada la minoría de edad de la chica y el trauma que le supuso la trágica pérdida de sus padres y hermana, según el tribunal. Así, Francisco G. M. no acató las obligaciones que en calidad de tutor debería haber cumplido y se dedicó a disponer de los bienes de la menor en su propio y exclusivo beneficio.

Al morir su familia, la chica recibió 158.000 euros de tres pólizas de seguros y una pensión de orfandad de 850 euros mensuales que supuso unos ingresos totales de 72.224 euros mientras estuvo tutelada (de 2010 a 2016). Para la ponente de la sentencia, la magistrada Milagro Rubio Gil, los hechos acreditados «son tozudos» y «demuestran sobradamente» que el tutor dispuso de sumas dinerarias de tres cuentas de la menor sin ninguna explicación. El importe que la Policía calculó fue de 50.128 euros, más el importe de una caravana Moncayo Alhambra 430. La acusación particular, a cargo del abogado Javier Checa Monge, contabilizaba 10.000 euros más y anunció que recurrirá el fallo para reclamar esa cantidad.

El tribunal no considera que el acusado dejara en la indigencia a la joven, ya que le ingresó 10.000 euros en su cuenta, pero añade que es cierto que la víctima no pudo disfrutar de ese importe por el «más que lamentable» comportamiento de su otro tío, Juan Dionisio G. M., quien, al parecer, le terminó de vaciar las cuentas utilizando el dinero en sus gastos y las máquinas tragaperras.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión