Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Las plazas para bicis y motos de Santo Domingo: entre la aceptación y las críticas

El colectivo vecinal comprende que haya quejas, aunque sigue apostando por que los vehículos desaparezcan de las aceras. 

Aparcamientos para bicis y patinetes en San Pablo.
Aparcamientos para bicis y patinetes en San Pablo.
Heraldo

Desde hace poco más de un par de semanas, la plaza de Santo Domingo, en el barrio de San Pablo, cuenta con varias plazas de aparcamiento en la calzada destinadas a bicicletas, motos y vehículos de movilidad personal.

Con esta medida, ya anunciada el pasado mes de mayo, el Ayuntamiento de Zaragoza pretende despejar las aceras y dotar de un mayor protagonismo al peatón reconvirtiendo plazas destinadas a los automóviles en plazas para otro tipo de vehículos.

Poco a poco estas plazas reservadas se irán extendiendo por otras zonas de la ciudad con la idea de prohibir el estacionamiento de motos y bicis en las aceras cuando la capital cuente con un número suficiente de ellas. Una medida que, aunque resulta beneficiosa para el peatón, ha suscitado algunas críticas entre los conductores del barrio, que ven cómo aparcar cerca de sus casas se ha convertido en una tarea cada vez más complicada.

Según fuentes municipales, en los últimos 15 días en la plaza de Santo Domingo tan solo se han reconvertido tres plazas. Con todo, algunos vecinos desconfían de que realmente vayan a ser utilizadas por quienes se desplazan en bici y lamentan el tiempo que tienen que invertir en estacionar sus automóviles. “Poca gente aparca las bicis aquí porque el barrio es algo conflictivo y a veces las roban”, señala David Wroblewski, uno de los residentes molestos con la medida.

Este vecino reconoce que, antes de la reconversión de alguna de estas plazas de aparcamiento estacionar en la zona ya era complicado, pero ahora lo define como “una pesadilla”. “Antes de que quitaran plazas podía tardar hasta 40 minutos en aparcar”, asegura. A veces opta por cruzar el puente y aparcar cerca de la Expo, aunque eso le suponga caminar aproximadamente 25 minutos para llegar hasta su casa. Otros vecinos que también coinciden con las críticas de este residente se han resignado a aceptar la medida del consistorio, aunque creen que podría haber “otras soluciones”.

Con todo, desde el Ayuntamiento de Zaragoza aseguran que seguirán adelante con la medida para “despejar las aceras de obstáculos y que los peatones puedan caminar sin barreras y con fluidez” y, posteriormente, prohibir estacionar en las aceras. “Caminar es una alternativa recomendable y saludable para las distancias cortas, pero hay que dar facilidades al peatón”, comentan fuentes del consistorio que también recalcan que, con esta medida, se podrá mantener mejor la distancia social.

Además, desde el Ayuntamiento aseguran que en la plaza de Los Sitios, donde se realizó la primera prueba piloto de este tipo, los conductores de bicis y motos sí están usando las plazas reservadas para ellos. “Es la única zona actualmente señalizada en la que está prohibido aparcar en la acera y la gente lo respeta”, añaden. En caso contrario, se arriesgan a una denuncia por parte de la Policía Local.

En este sentido, la Asociación Vecinal Lanuza Casco Viejo afirma que es “totalmente razonable” que algunos vecinos se quejen, ya que cuando hace unos años se pintaron las zonas azules y naranjas también hubo comentarios de todo tipo. No obstante, aseguran no haber recibido directamente ninguna queja, si bien reconocen que su actividad durante estas últimas semanas ha sido mínima.

“La asociación siempre ha sido favorable a este tipo de políticas que está llevando a cabo el Ayuntamiento. Hablar de barrios es hablar de movilidad”, explica Eddy Castro, presidente de la entidad. “Durante los últimos años ya se había pedido muchas veces que las aceras fueran únicamente para los peatones. Estamos totalmente de acuerdo con la creación de estas nuevas plazas”, añade.

Y es que, la asociación defiende dar prioridad a los peatones en primer lugar, después “a los vehículos más ecológicos, como patinetes y bicicletas y, por último, a los coches particulares”.

Etiquetas
Comentarios