Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus en aragón

La Policía refuerza el control de las discotecas tras las primeras infracciones

Sanidad critica la "irresponsabilidad" de un ‘pub’ multado por abrir en fase 2 y los empresarios instan a respetar las normas.

Local desalojado el pasado sábado por la Policía
Local desalojado el pasado sábado por la Policía de Zaragoza en la calle de Azoque
Oliver Duch

No ha hecho falta llegar al fin de semana para que se produzcan las primeras infracciones en el ocio nocturno de Zaragoza que, como en el resto de la Comunidad, puede reabrir desde el lunes respetando unas exigentes medidas de seguridad e higiene. El pasado domingo, la Policía Local desalojó y abrió expediente sancionador a un céntrico local por operar presuntamente como ‘pub’ en fase 2 –cuando aún no estaba permitido–, una situación que la propia consejera de Sanidad de la DGA calificó este jueves de «grave irresponsabilidad». Por ello, Delegación del Gobierno va a intensificar la vigilancia desde esta misma noche para velar por que no se vulnere lo recogido en los decretos de desescalada.

Las discotecas pueden abrir en Aragón desde la fase 3 con un tercio del aforo máximo, medidas de higiene y, sobre todo, sin pista de baile. Por ello, los empresarios del sector calculan que solo el 50% de los establecimientos de ocio nocturno de la ciudad se animará a subir la persiana. En cualquier caso, saben que la Comunidad es uno de los pocos territorios donde el gobierno autonómico ha permitido su actividad y, en consecuencia, creen que serán «observados con lupa».

Así se pudo comprobar en la madrugada del pasado sábado al domingo, cuando agentes de la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) de la Policía Local intervinieron en un local de la calle de Azoque que, presuntamente, estaba funcionando como ‘pub’ en plena fase 2. Por ello, incoaron un expediente sancionador que ya ha sido derivado al área de Urbanismo del Ayuntamiento, a la Delegación del Gobierno, y a Sanidad de la DGA, en este caso, por una posible infracción contra la salud pública.

Los agentes constataron a las 0.30 que en el bar Mamanucca se encontraban 140 clientes consumiendo bebidas y fumando en cachimba con música elevada. Además, la puerta de emergencia se encontraba cerrada.

El negocio cuenta con una triple licencia (cafetería, restaurante y ‘pub’) y, según los agentes, en ese momento se daba un servicio de ocio nocturno que no estaba permitido, por lo que desalojaron a los clientes e iniciaron el correspondiente expediente.

Por contra, Santiago Sánchez, propietario del negocio, aseguró que cumplía con la ley ya que, «estaba prestando un servicio de restaurante», que le permite abrir hasta las 2.30. «Tenemos una licencia de multiactividad válida para todo el local», explicó este joven hostelero, que defendió que en el momento de la redada, los clientes estaban sentados tomando algo después de haber cenado.

«Cumplir a rajatabla»

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, destacó que la «inmensa mayoría» de los aragoneses tiene un comportamiento «muy responsable», pero lamentó casos como este. «No podemos evitar que se produzcan esta serie de circunstancias de grave irresponsabilidad», dijo en relación al ‘pub’ de Azoque.

Por su parte, desde la Asociación Provincial de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Zaragoza pidieron a todo el sector que «cumpla a rajatabla» las normas establecidas para su reapertura. Sus portavoces insistieron en el uso de mascarilla, el control estricto de los aforos y la medición de temperatura de los clientes, entre otras medidas.

Denuncia al Ayuntamiento de Boquiñeni por una discomóvil

El Gobierno de Aragón ha iniciado un expediente sancionador contra el Ayuntamiento de Boquiñeni como «presunto responsable de una infracción administrativa grave por la celebración de una discomóvil el pasado 22 de mayo», según indicaron fuentes del Departamento de Sanidad.

Según el Ejecutivo autonómico, «este evento se programó en el marco de las fiestas en honor al Santo Cristo de Capilla, San Gregorio y San Miguel y fue denunciado por la Guardia Civil».

El Consistorio tiene ahora 15 días para presentar alegaciones y se enfrenta a una posible sanción de entre 3.001 y 60.000 euros tal y como establece la Ley de Salud Pública de Aragón, por infringir las medidas que establece el estado de alarma.

«Nos intentaremos defender», señaló el alcalde del municipio zaragozano, Juan Manuel Sanz. El regidor explicó que «se organizaron unas fiestas virtuales, en las que se iba de casa en casa para amenizar a los vecinos» que «cumplían con la normativa», aunque reconoció que la discomóvil objeto de denuncia «pudo excederse de hora».

Etiquetas
Comentarios