Despliega el menú
Zaragoza

transporte aéreo

Un vuelo en primera clase de Zaragoza a México de 48 caballos purasangres

Qatar Airways ha asumido este miércoles el mayor envío equino en la historia del aeropuerto en un carguero con personal especializado para atender a los animales en el viaje

Uno de los 48 purasangre espera el embarque en su ‘establos volante’, el miércoles por la tarde, en el aeropuerto.
Uno de los 48 purasangres espera el embarque en su ‘establos volante’, el miércoles por la tarde, en el aeropuerto.
HA

Heno y agua a demanda, temperatura controlada, un mínimo de espacio para moverse y personal asistente para atender sus necesidades en todo momento. Estas son las condiciones del particular viaje que iniciaron en la noche del miércoles 48 caballos purasangres en el aeropuerto de Zaragoza rumbo a México y Los Ángeles en la bodega de un avión de Qatar Airways Cargo y que las convierte en lo más parecido a volar en primera clase. Por lo menos en lo que se refiere al mundo animal.

La aerolínea qatarí abrió la vía de negocio del transporte de todo tipo de animales hace cinco años y se especializó en el de equinos, del que se ha convertido en una referencia internacional. Con el envío de los 48 purasangres españoles al ‘nuevo mundo’ logró su particular hito, el de asumir el mayor traslado equino en la historia del aeropuerto.

Los caballos, adultos y potros, iniciaron el viaje de madrugada en cuatro camiones especiales que fletaron sus criadores desde Madrid y Cataluña y que llegaron en torno a las diez de la mañana a la terminal de carga de ACL en el aeropuerto. Lo más importante era no alterar a los animales, por lo que el trasiego a los ‘establos volantes’ duró siete horas, en los que los ejemplares dispusieron de atenciones y servicios antes de que estos particulares contenedores se introdujeran en la bodega de un Boeing 777.

El personal de Qatar y de ACL, con el apoyo de especialistas de los criadores, se hizo cargo del embarque. Los caballos ni siquiera vieron el aeropuerto, dado que pasaron del camión a los establos por pasarelas recubiertas con planchas dentro de la terminal, en la que se intentó hacer el mínimo ruido posible. "Se han puesto hasta virutas de paja en la pasarela y se ha hecho todo de forma muy lenta, pausada, para no estresarlos", explicaron fuentes de Qatar Airways.

En cada uno de estos contenedores "de última generación" se distribuyeron hasta tres ejemplares adultos o cuatro potros, con un peso bruto máximo de 6.804 kilos y 16 metros cúbicos de volumen. Sus dimensiones, 2,4 metros de ancho y casi 3,2 de largo, garantizaron la movilidad a los purasangres, que despegaron a las nueve de la noche con la previsión de aterrizar poco ante de las ocho de la mañana.

Los cuidadores que iban en el avión se encargaron de proporcionarles agua a lo largo del viaje y tranquilizarlos. El 'cáterin' estuvo en todo momento disponible a demanda: el heno estaba colgado en redes para que fueran comiendo.

En total se distribuyeron catorce establos en el piso superior del aparato, el de más altura. La previsión era descargar trece de ellos en México y que otro se quedara en el avión para continuar hasta Los Ángeles. La compañía, muy celosa de la confidencialidad de sus clientes, no dio detalles de la operación comercial.

Los equinos ocupaban un tercio del avión, pero compartieron bodegas con los habituales envíos de productos textiles de Inditex. De hecho, el Boeing 777, con capacidad para transportar cien toneladas, partió al completo hacia México. Un viaje de primera clase en el mundo animal que se ha convertido en costumbre en el aeropuerto, dado que todos los meses se exportan caballos.

Etiquetas
Comentarios