Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Archivo Diocesano de Zaragoza ofrece una ruta histórica ‘online’ a través de cinco documentos inéditos

Prepara su reapertura el próximo 15 de junio con cita previa y con todos los protocolos de seguridad.

Partida de defunción de Felipe II (1598).
Partida de defunción de Felipe II (1598).
Archidiócesis de Zaragoza

Con motivo del Día Internacional de los Archivos y dadas las circunstancias actuales, el Archivo Diocesano de Zaragoza va a ofrecer a partir de mañana, 9 de junio, en la web www.iglesiaenaragon.com cinco de los documentos históricos que alberga, elegidos entre las partidas sacramentales que aparecen en algunos de los libros parroquiales que custodia en calidad de depósito, y que se refieren a personajes destacados de la historia de España y de Aragón: Felipe II, Baltasar Carlos, Goya, Palafox y el Conde de Aranda.

Tal y como ha informado este lunes el Arzobispado de Zaragoza, la selección, transcripción y comentarios están a cargo del sacerdote e historiador Juan Ramón Royo, director del Archivo Diocesano de Zaragoza y de la Biblioteca del Real Seminario de San Carlos.

Los documentos que van a publicarse durante esta semana son: Partida de defunción de Felipe II (1598) y relación de sus funerales que copió el párroco de San Nicolás; Partida de defunción del ‘Príncipe de las Españas’ (1646), Baltasar Carlos, hijo de Felipe IV, en los libros parroquiales de la Seo; Partida de confirmación de Goya (1751), en los libros parroquiales de San Gil; Partida de nacimiento de Palafox (1775), de los libros de la Seo; Partida de defunción del Conde de Aranda (1798), Pedro Pablo Abarca Bolea y Ximénez de Urrea, en los libros de Épila.

Partida de defunción del Conde de Aranda (1798).
Partida de defunción del Conde de Aranda (1798).
Archidiócesis de Zaragoza

"Con cita previa"

Asimismo, los encargados del Archivo Diocesano continúan con la catalogación de los fondos y la preparación para reabrir sus puertas el lunes 15 de junio, "con cita previa y siguiendo los protocolos dictados por las autoridades sanitarias para el tiempo de pandemia".

Según la Archidiócesis de Zaragoza, los libros sacramentales son fundamentales para los estudios demográficos y genealógicos porque el registro civil no se creó hasta 1870. "Muchos de ellos fueron destruidos en las diferentes guerras habidas desde el siglo XVII (sublevación de Cataluña, guerra de Sucesión, guerra de la Independencia, I guerra carlista, y, sobre todo, la última guerra civil)", ha indicado.

A estos volúmenes se les denomina 'Cinco Libros o Quinque Libri' por contener las partidas de bautismo, confirmación, matrimonio, defunción y las matrículas de cumplimiento pascual. "Se generalizaron después de 1563, al terminar el concilio de Trento, aunque en la diócesis de Zaragoza los hay anteriores", ha añadido.

Etiquetas
Comentarios