Despliega el menú
Zaragoza

desescalada

El "sí, quiero" con mascarilla de Jesús y María Jesús: Zaragoza vuelve a celebrar bodas

El Espacio Ebro del parque del Agua ha acogido su primer enlace con 40 invitados… y sin beso de los novios.

Zaragoza ya celebra bodas. Este sábado el Espacio Ebro del parque del Agua ha acogido el primer enlace civil del Ayuntamiento de Zaragoza, el de María Jesús Esteban y Jesús Pardo, dos zaragozanos que se han dado el “sí, quiero” casi dos meses más tarde de lo previsto… y con mascarilla.

La ceremonia ha contado con unos 40 invitados, cuando el máximo permitido por el Consistorio eran 50, novios incluidos. El servicio de protocolo del Ayuntamiento ha señalado los asientos que se podían utilizar y los que no, para que todo el mundo pudiera mantener la distancia de seguridad. “Ha sido un poco raro, desde luego”, señala María Jesús, la novia.

El uso de la mascarilla era obligatorio para todos, incluidos los novios (la de María Jesús iba a juego con su vestido) y la oficiante de la ceremonia, la concejala Luisa Broto. “No hemos tenido ni beso ni nada”, cuenta María Jesús.

El enlace estaba previsto para el 18 de abril, pero se tuvo que retrasar por la pandemia. Hace unos días recibieron la llamada del Ayuntamiento, que fijaba en el día de hoy la nueva fecha, aunque con las normas sanitarias que exige el momento. “Si renunciábamos a celebrarla teníamos que empezar otra vez todos los trámites, por lo que decidimos tirar para adelante”, dice la novia.

El banquete nupcial hoy se va quedar en una comida con la familia más cercana (menos de diez personas en total), así que los festejos tendrán que esperar un tiempo. El viaje de novios de abril se aplazó a septiembre, “aunque ahora igual lo tenemos que volver a cancelar”, cuenta.

“Cuando planeamos la boda no me imaginaba ni de broma que íbamos a acabar celebrando la boda así, se veía muy lejos lo que pasaba en China”, valora María Jesús.

Los testigos de la boda no se han podido sentar junto a los novios durante la ceremonia, y han tenido que firmar el documento pertinente cada uno con un boli que, tras la rúbrica, se han llevado a casa. “Ha sido todo raro, porque además era la primera vez que nos veíamos los amigos desde el 4 de marzo”, cuenta uno de los amigos de la novia, conocidos desde los 4 años del colegio María Auxiliadora. “En todo este tiempo no habíamos quedado ni en terrazas ni nada, y nos hemos reencontrado en la boda de unos amigos pero con mascarilla, sin poder saludarnos… es una sensación extraña”, añade.

Las típicas fotos de grupo en el exterior se han podido hacer, aunque las sonrisas se tenían que intuir bajo las mascarillas. Alguno, no obstante, se ha retirado la protección para poder tener un recuerdo con el rostro descubierto. Todos esperan ahora la celebración ‘de verdad’ para poder brindar como se merece por semejante acontecimiento.

La de Jesús y María Jesús ha sido la primera, pero no la única. A lo largo del día otras cuatro parejas han pasado por el Pabellón de Ceremonias del parque del Agua para casarse. Por la tarde ha sido el turno de Óscar Martos y Raquel Rived, que han celebrado una boda motera en toda regla... aunque con las prescripciones del estado de alarma. Los novios aparecieron con mascarillas con la inscripción ‘sí, quiero’. "Es por si se le olvida lo que tiene que decir", reía Raquel. Su boda no era aplazada, sino que estaba fijada de antemano en esta fecha y decidieron mantenerla. El banquete lo dejan para dentro de casi un año, el 29 de mayo de 2021.

Cerraron la sesión de bodas Jordi Rivera y Yolanda Muñoz, una pareja barcelonesa residente en Zaragoza desde hace dos años. Mantuvieron la fecha prevista porque para ellos era especial: fue el día en el que hicieron juntos la primera comunión en su barrio de la Ciudad Condal. Al igual que el resto, el convite queda para mejor ocasión. Si para todos los novios del mundo el día de su boda es una jornada más que especial, las circunstancias harán de estas ceremonias algo inolvidable, aunque esperemos que irrepetible.

Etiquetas
Comentarios