Despliega el menú
Zaragoza

trasvase del ebro

La DGA rechaza una nueva propuesta del Gobierno para un minitrasvase en Cantabria

Informa negativamente sobre la cesión anual de 4,99 hm3 al hacerla permanente y no ser reversible como hasta ahora. El Consejo de Ordenación Territorial aprobará este jueves otro dictamen desfavorable.

Cantabria reclama un minitrasvase de aguas del embalse del Ebro (Reinosa)
Cantabria reclama un minitrasvase de aguas del embalse del Ebro (Reinosa)
Che

El nuevo intento del Gobierno de Pedro Sánchez de aprobar otra propuesta para un ministrasvase del Ebro en Cantabria se ha topado con el rechazo frontal de Aragón. El Instituto Aragonés del Agua ha elaborado un contundente documento en el que informa negativamente sobre la cesión anual de 4,99 hectómetros cúbicos, ya que el Consejo de Ministros pretende convertirla en "permanente e indefinida", saltándose el Plan Hidrológico Nacional que fija que la cesión deber ser reversible como hasta ahora.

A este escrito se unirá este jueves otro dictamen desfavorable que, salvo sorpresa, aprobará este jueves el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón. Y no se quedará ahí, ya que luego vendrá el del Consejo Consultivo de Aragón y un posterior acuerdo de rechazo del Consejo de Gobierno antes de su remisión a las Cortes de Aragón para su aprobación definitiva, tal y como establece el Estatuto de Autonomía. Eso sí, todo este procedimiento es preceptivo, pero no vinculante y el Consejo de Ministros tiene la potestad de aprobar trasvases que no superen los cinco hectométros cúbicos. A su decisión no ha puesto "inconveniente" la Confederación Hidrográfica del Ebro, según consta en un informe de hace un año reccogido en el del Instituto del Agua.

El Ministerio para la Transición Ecológica retomó antes de la pandemia su propuesta de transferencia anual de 4,99 hm3 de la Confederación Hidrográfica del Ebro a la del Cantábrico Occidental. Este trámite requería informar al Instituto Aragonés del Agua, al que dio cuenta de su propuesta el pasado 9 de marzo y que respondió un mes después con un contudente informe de ocho folios.

El escrito, firmado por el secretario general técnico de la Consejería de Agricultura, José Luis Castellano, deja bien claro que no se garantiza la reversibilidad de la cesión de caudales ni el requisito de obtener un balance hídrico equilibrado en el plazo máximo de cuatro años, como recoge el Plan Hidrológico Nacional (PHN).

Los problemas de abastecimiento de agua de boca de Santander son estructurales y se cubrían hasta ahora sin polémicas con el trasvase recogido en el PHN, aprobado en 2001. Este mecanismo de solidaridad se ha utilizado por los gobiernos del PP y del PSOE con el fin de cubrir las situaciones de emergencia de la capital cántabra, para lo que se utilizaba la infraestructura existente, la del bitrasvase Ebro-Besaya, que se remonta a 1982.

El problema es que esta solución quedó anulada como consecuencia de un recurso de un colectivo ecologista al nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Santander. Esta realidad obligó en 2018, cuando se dio el siguiente periodo de sequía, a buscar una solución alternativa. Y para ello se planteó una cesión de 4,99 hectómetros cúbicos desde el embalse del Ebro, situado en Reinosa y dependiente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, a la del Cantábrico.

Aunque los problemas puntuales se solventaron, el Gobierno cántabro insistió en la necesidad de un ministrasvase del Ebro, que de aprobarse finalmente tendría la ventaja para la comunidad vecina de garantizarse esta transferencia de forma permanente, sin tener que devolver los recursos.

En defensa de los derechos de los aragoneses sobre los aprovechamientos de la reserva de agua, recogido en el plan hidrológico de cuenca, en la Ley de Aguas y Ríos de Aragón y en el propio Estatuto, el Instituto Aragonés del Agua rechaza de plazo el minitrasvase permanente a Cantabria.

Esta propuesta de transferencia se basa en un proyecto refundido de abastecimiento a Cantabria, redactado hace dos años para salvar el varapalo judicial que anuló la autorización especial ministerial que regulaba desde 2008 la cesión de hasta 25,23 hm3 de la Confederación Hidrográfica del Ebro a la del Cantábrico. En este caso, los recursos se debían devolver en periodos cuatrienales, aprovechando la infraestructura del denominado bitrasvase Ebro-Besaya-Pas, por lo que no tenía la consideración de transferencia entre cuencas.

El informe del Instituto del Agua evidencia que, de forma paralela, se tramita un expediente de autorización especial a favor del Gobierno de Cantabria de otra cesión reversible anual de 18,6 hm3.. A su juicio, no son complementarias, dado la suma de ambas transferencias supera ampliamente las necesidades descritas por el Ministerio "en relación con las demandas para abastecimiento de agua de boca de las comarcas orientales de Cantabria". Además, reclama la comparecencia del la DGA en este otro procedimiento ministerial.

Etiquetas
Comentarios