Despliega el menú
Zaragoza

El PP, Cs y Vox aprueban la operación del hospital privado con el rechazo de la izquierda

El gobierno carga contra el PSOE por haber defendido operaciones similares, mientras que los socialistas dicen que el proyecto "no es necesario".

Ubicación del nuevo hospital
Ubicación del nuevo hospital
HA

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza, con los votos del PP, Cs y Vox, ha lanzado este viernes la venta de una parcela en la prolongación de Gómez Laguna para construir un hospital privado. Y, tal y como se anticipó en la comisión de Urbanismo del lunes, lo ha hecho con el voto en contra de toda la izquierda, que ve en esta operación un riesgo para la sanidad publica. El choque de bloques ha anticipado en la sesión que los próximos meses van a estar marcados por la confrontación en torno a este proyecto urbanístico.

A debate se sometía una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) por el que se trasvasaban 30.000 metros cuadrados edificables de unos terrenos de Valdespartera a un solar de 20.000 de la prolongación de Gómez Laguna para posibilitar allí la construcción de un hospital privado de unas 500 camas y que supondría más de 100 millones de euros de invesión. En el horizonte está una venta de la citada parcela a final de año, con el objetivo de que el Ayuntamiento ingrese unos 15 millones de euros de los que 4,5 se destinarían a las obras de urbanización.

Para el gobierno municipal, el proyecto está en línea de los planteamientos que ha hecho la Unión Europea en plena pandemia de la covid-19, que defiende la inversión en sanidad y postergar por el momento las políticas de ajuste fiscal. “Es una pequeña modificación que genera grandes beneficios. No creamos ni destruimos nada. Transformamos recursos que tenemos para hacerlos atractivos y aliviar las arcas municipales”, ha afirmado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano.

Según ha dicho Serrano, el objetivo es construir “un hospital moderno, capaz, avanzado tecnológicamente y que complete las instalaciones de la ciudad”. “Hablamos de una inversión estimada de en torno a 100 millones de euros y más de 1.000 empleos directos y 800 indirectos”, ha declarado el edil, que ha destacado que el proyecto dotará además a la zona de 6.500 metros cuadrados de nuevas zonas verdes que suponen 1,5 millones de coste. Además, ha anunciado un plan especial para la parcela de Valdespartera de la que sale la edificabilidad del futuro hospital.

Pero el debate ha derivado rápido hacia el terreno más político y ideológico. Los grupos de la izquierda han expresado su temor de que este proyecto se lance en detrimento de la sanidad pública, amenaza que Serrano rechazó con insistencia. De hecho, ha achacado el rechazo de PSOE, ZEC y Podemos-Equo a “fetiches ideológicos ya superados”. Y ha relatado las diversas declaraciones que en el año 2016, la concejal Lola Rarera, hoy portavoz del grupo, hizo a favor de la propuesta de la Clínica Quirón de comprar la pastilla anexa del estadio de La Romareda y que al final no fructificó por la negativa del anterior gobierno, de ZEC.

El PSOE ha sido muy crítico. El edil socialista Horacio Royo ha hablado de la operación como del “cuento de la lechera” y ha dicho que el gobierno PP-Cs no podrá controlar el proyecto y que al final el adjudicatario decidirá si “instala la clínica de Houston o el dispensario de un sacamuelas”. “La sanidad pública es la que ha permitido que Aragón seamos los primeros en pasar de fase en fase”, ha dicho. “Este hospital no es necesario”, ha afirmado Royo, que ha acusado al gobierno de “vender las joyas de la abuela” y buscar “una salida fácil” ante su “incapacidad de gestión económica”. “Va a notar el aliento en su nuca para que este proyecto no cause menoscabo de la sanidad publica”, ha dicho.

Pedro Santisteve, de ZEC, ha dicho sentir “pena” ante la actitud del gobierno. “La derecha viene a las instituciones a gestionar intereses privados”, ha declarado. Ha recordado que Aragón es la segunda comunidad en número de camas hospitalarias y ha insistido en que las comunidades que más han apostado por la sanidad privada en los últimos años han sufrido más fallecimientos por la covid-19.

Fernando Rivarés, de Podemos-Equo, ha acusado al gobierno PP-Cs de hacer “un traje a medida” del Grupo Quirón y ha asegurado que proyectos como este no consolidan la red sanitaria, “sino una sanidad para la élite”. “Esto es impresentable”, ha dicho.

El único apoyo del gobierno ha sido el de Vox. Su portavoz, Julio Calvo ha defendido la necesidad de “atraer inversión” para paliar los efectos económicos de la pandemia. “Hay que generar actividad económica y puestos de trabajo. La oferta hospitalaria con fondos privados no limita, reduce o compite con la oferta pública”, ha dicho.

Etiquetas
Comentarios