Despliega el menú
Zaragoza

Cuando Clara Campoamor fue telegrafista en Zaragoza

La revista ‘Estampa’ publicó un reportaje en 1931 donde se menciona el trabajo en la capital aragonesa de esta defensora de los derechos de la mujer.

Retrato de Clara Campoamor de su etapa en Zaragoza, publicado en Estampa.
Retrato de Clara Campoamor de su etapa en Zaragoza, publicado en Estampa.
Biblioteca Nacional de España (BNE)

Maravillas fue el barrio donde nació Clara Campoamor (Madrid, 1888), su cuna estuvo en la calle del Marqués de Santa Ana. La repentina muerte de su padre, Manuel, le obligó a trabajar desde joven en distintos empleos. Repartió la ropa que confeccionaba su madre, Pilar, y fue dependienta en una tienda.

Cuando Clara ya había cumplido los 21 años se presentó a unas oposiciones al Cuerpo Auxiliar de Telégrafos y las aprobó. Así, el 4 de julio de 1910, hace casi 110 años, comenzó a formar parte de la compañía, siendo auxiliar de segunda clase y cobrando 1.250 pesetas, cuentan desde la Asociación de Amigos del Telégrafo de España.

"Su primer destino fue en Zaragoza, pasando al año siguiente a San Sebastián"

"Su primer destino fue en Zaragoza, pasando al año siguiente a San Sebastián, donde ejerció durante cuatro años, antes de solicitar la excedencia, tras haber obtenido una plaza de Profesora de Taquigrafía y Mecanografía en la Escuela de Adultos de Madrid, profesión que continuó simultaneando con sus estudios", relatan en un documento de la asociación.

Por aquel entonces la sede de Telégrafos de la capital aragonesa se encontraba en el número 9 del paseo de la Independencia -junto a la calle de San Miguel-, según cita la Gran Enciclopedia Aragonesa. Pocos años más tarde, en 1926, se instalaron en solar del antiguo Teatro Pignatelli -derruido en 1915-, donde en la actualidad se emplaza el edificio de Correos.

"A pesar del aire de burguesita tímida que la señorita Campoamor tiene en esta foto, era ya una muchacha laboriosa"

De su etapa en Zaragoza, que fue menos de un año, se conserva un retrato que fue publicado en la revista gráfica Estampa el 31 de octubre de 1931 y que en la actualidad se puede consultar en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España (BNE). "A pesar del aire de burguesita tímida que la señorita Campoamor tiene en esta foto, era ya una muchacha laboriosa. El retrato pertenece a la época en que era telegrafista en Zaragoza". Esas palabras eran el pie que acompañaba a una fotografía circular, donde se mostraba a una joven con voluminoso pelo recogido, ataviada con un traje de colores claros y puntillas. Mira al retratista con naturalidad, de quién no se señala la autoría, a pesar de que el resto de fotografías que ilustran el reportaje son de Palomo. Las dos páginas cuentan parte de la infancia de esta abogada, escritora y política sufragista: "Cuando yo era chica… la infancia de Clara Campoamor".

Campoamor recordaba en este reportaje sobre su niñez que su padre falleció cuando ella solo tenía 9 años. "Mi madre, que, afortunadamente, vive todavía, merece un monumento. Por eso, cuando alguien trata de ensalzar mi labor, yo me rio. Comparado con el esfuerzo de mi madre, todo lo mío resulta una pequeñez… Parece que la estoy viendo coser sin descanso de día y de noche", le contó al redactor con iniciales J. C.

- ¿Qué es lo que recuerda con más gusto de su infancia?

- Los veranos que pasábamos en Santoña, donde había nacido mi padre. Allí no había colegio y podíamos correr y saltar por el monte. Una de mis mayores diversiones era cuidar las gallinas que había en casa de mi abuela. Cuando alguna estaba incubando vivía yo horas de ansiedad enorme hasta que salían los pollitos. ¡Era una fiesta!

Esta defensora de la igualdad ha sido esta semana protagonista de la serie 'El Ministerio del Tiempo', de Televisión Española. "Gracias por luchar por todas las mujeres", le dijo Cayetana Guillén Cuervo mientras el cogía de la mano.

Etiquetas
Comentarios