Despliega el menú
Zaragoza

turismo

Una pareja de Extremadura hace de avanzadilla al turismo en Zaragoza

Los turistas aún no se asoman por la plaza del Pilar, pero las oficinas ya empiezan a recibir consultas de ‘forasteros’ en visita de trabajo.

Alicia María, empleada de la oficina de turismo de la plaza del Pilar, en la reapertura del centro.
Alicia María, empleada de la oficina de turismo de la plaza del Pilar, en la reapertura del centro.
Laura Uranga

Por la plaza del Pilar se asoman estos días zaragozanos en busca de una terraza, vecinos que quieren reencontrarse con la Virgen tras semanas de ausencia… pero ni rastro de turistas. La imagen de los visitantes que, cámara en mano, buscan el mejor ángulo de la monumental plaza se resiste, y así seguirá hasta que se levanten las restricciones a la movilidad entre provincias y comunidades autónomas.

Sin embargo, las oficinas de turismo ya han abierto sus puertas y empiezan a atender consultas. La mayoría son vecinos de Zaragoza o de la provincia, que se acercan para preguntar por la apertura de equipamientos culturales, por temas de movilidad, espacios verdes, alojamientos… Pero también hay algún que otro ‘forastero’ de viaje de trabajo en la ciudad que quiere aprovechar las horas libres para dar una vuelta por los sitios más fotografiables de la capital aragonesa.

Es el caso de una pareja de Extremadura que este martes se ha presentado en la oficina de la plaza del Pilar para hacer una consulta. Lo mismo han hecho dos franceses, que también estaban por aquí en viaje de negocios. “Poco a poco va viniendo alguien, pero las limitaciones de movimiento son las que son”, señala Paola De la Casa, coordinadora de los profesionales de atención turística del Ayuntamiento.

Entre el lunes y el martes, primeros días de puertas abiertas en las oficinas turísticas del Consistorio, apenas han pasado 30 personas, una cifra incomparable con la que arrojaría un día de finales de mayo en un año normal. “La mayoría han sido gente de Zaragoza con dudas sobre servicios de la ciudad”, señala Rosa Julve, de Zaragoza Turismo.

La ausencia de turistas es notoria, y lo saben bien en las tiendas de recuerdos del entorno de la plaza del Pilar. Algunas ni siquiera han abierto, y las que lo han hecho están sufriendo de manera cruenta las consecuencias de la crisis sanitaria. La tienda de Luisa Artero, en plena plaza, estos días trata de liquidar sus existencias y ya luce carteles de traspaso.

Ana Bosqued, de la tienda ‘¡Qué majico!’, cuenta que no pasan “ni los clientes fijos” que tiene de Zaragoza. “Hoy no me dará ni para pagar la luz con lo que ha entrado en la caja”, lamentaba este martes. Tras perder la Semana Santa y buena parte del verano, y con las fiestas del Pilar en duda, espera que “se fomente el turismo interior” para poder salvar, al menos, los meses de julio, agosto y septiembre.

En ese sentido, en las oficinas de turismo consideran que el hecho de que dos de cada tres turistas que vienen a Zaragoza sean nacionales puede ser “una baza” para atraer visitantes estos meses.

Durante el confinamiento, estos centros han seguido atendiendo dudas de forma telemática. Entre el 13 de marzo y el 24 de mayo se ha respondido a 158 consultas, de las cuales 155 han sido nacionales y tres internacionales (del Reino Unido). En cuanto a las nacionales, la mayoría (el 69% han sido de Zaragoza), mientras que el 7% llegaron de Madrid, el 6% de Cataluña, el 4% de la Comunidad Valenciana…

Los temas más tratados en las consultas fueron información general de la ciudad (24%), alojamientos (17%), monumentos (15%), servicios turísticos (10%), transporte (7%) e información de Aragón (6%).

Esta semana, ya con las oficinas abiertas, se han extremado las medidas de seguridad. Se han instalado mamparas, se han instalado geles dispensadores, el personal lleva protección… Además, se han suprimido los mapas y folletos físicos, que se han sustituido por códigos QR que los visitantes se pueden descargar en el teléfono móvil.

Etiquetas
Comentarios