Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Huye tras cortar en la cara a un joven en otra agitada noche en Pignatelli y El Gancho

La Policía detuvo el viernes a cuatro personas por una pelea multitudinaria, una agresión y un robo con violencia. De este último fueron víctimas una mujer de 68 años y su madre, de 92.

Varias patrullas se desplazaron anoche al número 48 de la calle de Ramón Pignatelli, en Zaragoza.
Varias patrullas se desplazaron anoche al número 48 de la calle de Ramón Pignatelli, en Zaragoza.
HA

La del viernes al sábado ha sido una noche especialmente violenta en el entorno de la calle Pignatelli y el barrio del Gancho de Zaragoza, donde la Policía tuvo que intervenir en al menos cuatro ocasiones por una pelea multitudinaria, dos agresiones a jóvenes y un robo con violencia del que fueron víctimas una mujer de 68 años y su madre, de 92. Por estos hechos han sido detenidas ya cuatro personas, pero aún no se ha podido localizar a la que se dio a la fuga tras cortar con un vaso en la cara a su compañero de piso.

Según explicó la Jefatura Superior de Policía de Aragón, el primer aviso se recibió sobre las 18.40 y alertaba de una refriega multitudinaria en el entorno de las calles de San Pablo y Cerezo. El gran número de personas implicadas obligó a movilizar a los vehículos Pegasus de la Unidad de Prevencción y Reacción (UPR). Al verlos llegar, todos los allí congregados salieron corriendo, pero los agentes lograron inteceptar a Y. Z., un menor de 17 años al que abrieron diligencias por un delito de resistencia y desobediencia.

Apenas hora y media después, sobre las 20.00, una patrulla de la Policía Local se veía obligada a intervenir también en la calle de San Blas por una agresión de un joven a otro. Según fuentes del 092, los municipales detuvieron en un primer momento a I. J., de 31 años, por lesionar en plena vía pública a A. B. M., de 28 años. Sin embargo, este último también acabó en comisaría como presunto autor de un delito de resistencia grave a los agentes de la autoridad. Se desconoce si estos hechos guardan algún tipo de relación con la pelea multitudinaria.

Sobre esa hora y en la misma zona, una mujer de 68 años y su madre, de 92, eran abordadas por un joven que las hizo caer al suelo al tirar con fuerza del collar que llevaba la hija para arrebatárselo. Los vecinos escucharon los gritos de las víctimas y llamaron al 091, que envió hasta allí varias patrullas. Cuando los funcionarios estaban atendiendo a las mujeres, supieron que la Policía Local acababa de detener a la altura del número 57 de la calle Mayor a una persona que podría ser la responsable del robo con violencia.

La última actuación policial se produjo sobre las 21.45 en un edificio okupa ubicado en el número 48 de la calle de Ramón Pignatelli. Allí, un joven utilizó un vaso de cristal roto para atacar a su compañero de piso y hacerle un corte sangrante en el rostro. Cuando llegó la Policía Nacional, en el lugar de los hechos ya solo estaba la víctima, que fue trasladada en una ambulancia del 061 al Hospital Miguel Servet. Sin embargo, este les contó que el agresor había sido la persona con la que comparte una de las viviendas de la cuarta planta.

Etiquetas
Comentarios