Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

Vecinos de la margen izquierda: “Queremos que el compromiso por el nuevo centro de salud se mantenga en pie”

Los colectivos vecinales del barrio Jesús, La Jota y Vadorrey temen que el impacto del coronavirus afecte a la partida de 500.000 euros que recogen los presupuestos de 2020 para comenzar con las obras del ambulatorio. 

Centro de salud de La Jota.
Centro de salud de La Jota.
Guillermo Mestre

Del centro de salud del barrio Jesús  de Zaragoza todavía no pueden verse ni los cimientos, aunque es una de las reivindicaciones más antiguas de los vecinos de la margen izquierda. Los presupuestos autonómicos de 2020 recogen una partida de 500.000 euros para comenzar con las obras de construcción del ambulatorio, aunque por el momento los trabajos no han salido a licitación.

La incertidumbre económica provocada por la crisis del coronavirus y los recientes cambios en la consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón preocupan a los colectivos vecinales de la zona, que piden a la DGA que no se olvide de esta demanda histórica. “Llevamos prácticamente 15 años detrás del centro de salud”, comenta Raúl Gascón, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús.

Desde entonces, las quejas de usuarios y personal del ambulatorio de La Jota, que absorbe la demanda actual, no han cesado debido a la saturación que sufre el centro. De hecho, según los datos aportados por las asociaciones, el centro de salud fue diseñado para atender a unas 17.000 cartillas, aunque actualmente da servicio a casi el doble.

En estos momentos, debido a que las consultas presenciales siguen siendo reducidas, no existen problemas de masificación. No obstante, las asociaciones temen que en cuanto se reanude la atención presencial en su totalidad el centro vuelva a colapsar. “Nuestro miedo es que nos volvamos a encontrar con el problema de siempre, pero agravado por el covid-19”, señala José Antonio Andrés, presidente del colectivo vecinal de La Jota.

También a gran parte de los vecinos de Vadorrey les corresponde el centro de salud de La Jota. Javier López, presidente en funciones de la asociación de ese barrio, explica que ya el pasado verano envió un escrito a cada grupo político con representación en Las Cortes para explicarles la situación. “No sabemos si mantendrán o no los 500.000 euros para el proyecto”, lamenta.

“Queremos alzar la voz desde el barrio para que ante una más que posible reestructuración de los presupuestos del Gobierno de Aragón, y sabiendo que hay que priorizar la Atención Primaria y dotarla de más recursos, no cabe duda de que el Centro de Salud del Barrio Jesús es de una alta prioridad”, señalaron los tres colectivos en un comunicado.

No obstante, nadie sabe asegurar a ciencia cierta qué ocurrirá con las cuentas a corto y medio plazo. Fuentes del departamento de Hacienda y Administración Pública de la DGA aseguran que es “prematuro” hablar de cómo quedará el presupuesto una vez que el virus se haya contenido. “Todo el presupuesto está orientado a luchar contra la pandemia. Rige un decreto Ley de 25 de marzo que es el que reordena toda la administración para hacer frente a las necesidades que están surgiendo”, recuerdan.

También desde el departamento de Sanidad reiteran que el presupuesto para comenzar las obras del centro de salud está aprobado, pero que dada la situación excepcional en la que nos encontramos “no se ha realizado ningún movimiento en ese sentido”.

Desde las asociaciones insisten en la importancia que tiene la atención primaria en cuanto a la detección de casos sospechosos de coronavirus u otras enfermedades para evitar que el peso de la atención recaiga sobre los hospitales. “Está demostrándose que es básica para que, en caso de pandemia, la propagación de la enfermedad sea menor”, señala Gascón.

Andrés alude también al crecimiento demográfico que ha experimentado la zona en los últimos años. La previsión es que la población siga creciendo en esta parte de la ciudad, ya que hay varias promociones de viviendas proyectadas. “Nos da miedo encontrarnos con que en tres años puede haber muchos más vecinos en la zona. Si se abre el nuevo centro del barrio Jesús eso se mitigaría, si no, va a ser un desastre”, concluye.

Etiquetas
Comentarios