Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Elevan la condena a las dos dentistas que colocaron 5 implantes fuera de la encía

La Audiencia de Zaragoza mantiene la inhabilitación de ambas durante 6 meses, pero incrementa la indemnización a la paciente en 15.000 euros al apreciar también un delito de daños morales. 

Radiografía de la boca de la paciente tras la colocación de los implantes defectuosos.
Radiografía de la boca de la paciente tras la colocación de los implantes defectuosos.
HA

El Juzgado de lo Penal 5 de Zaragoza condenó a principios de año a seis meses de inhabilitación a dos dentistas por la imprudencia profesional grave que cometieron al colocar cinco implantes fuera de la encía a una paciente en un clínica de Zaragoza. No conformes con el fallo, que les imponía también sendas multas 1.080 euros y la obligación de indemnizar a la denunciante con otros 2.800, las odontólogas Saida C. A. y Stephani S. B. decidieron recurrirlo ante la Audiencia Provincial. Y no fueron las únicas, porque también lo hicieron la Fiscalía, que siempre pidió la absolución; la clínica Zaragoza Proyecto Odontológico, que fue declarada responsable civil subsidiaria;y la propia acusación particular, a cargo de la letrada Carmen Sánchez, que pedía un castigo más severo.

Tras valorar los argumentos de cada una de las partes, el tribunal de la Sección Primera ha terminado dando la razón a la abogada de la perjudicada. De hecho, no solo no anula las penas impuestas en primera instancia sino que las incrementa, fijando la cuantía de la indemnización por las lesiones en 4.210 euros. Además, a esta cantidad añade ahora otros 15.000 euros al condenar también a las dentistas por un delito de daño moral.

En cuanto a los hechos probados, confirma en su mayoría los del primer fallo. Y este decía que el 15 de febrero de 2016 la paciente acudió a la clínica para que le asesoraran sobre un tratamiento bucal. Para hacerlo, la acusada Stephani S. B. realizó «como única prueba una panto-radiografía». Solo una semana después, la también encausada Saida C. A, extrajo dos colmillos a la mujer para posteriormente colocarle cinco implantes en la parte superior de la boca. «Tras dicha intervención, uno de los implantes comenzó a perforar la encía, pudiéndose comprobar tras realizar un escáner (...) que todos los implantes que le habían colocado estaban fuera de tabla», señalaba.

Los magistrados desestiman el resto de recursos y recuerdan que las consecuencias de esta grave imprudencia «no fueron simplemente unas llagas, sino la pérdida de dos piezas dentarias, la colocación inadecuada de material de osteosíntesis, y la necesidad de un nuevo tratamiento odontológico.

Etiquetas
Comentarios