Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La pavimentación del gnomon finalizará a finales de junio

Las obras en el entorno del reloj solar más grande del mundo evitarán que el agua se filtre en su base, algo que preocupaba a los vecinos desde hace tiempo.

El gran reloj de Vadorrey requiere de una intervención en su entorno.
El gran reloj de Vadorrey requiere de una intervención en su entorno.
Raquel Labodía

Los vecinos de Vadorrey han podido comprobar con satisfacción cómo avanzan las obras de pavimentación que se están llevando a cabo en el entorno del gnomon, una actuación muy demandada por el colectivo vecinal del barrio.

Los trabajos, iniciados el pasado 27 de abril, consisten en la pavimentación de la superficie sobre la que se sostiene el reloj solar, que hasta ese momento estaba cubierta de gravilla. Así lo han explicado fuentes municipales, que prevén que las obras concluyan a finales del mes de junio.

El presupuesto de la actuación que está ejecutando la empresa CEVIAM EPC SL es de 121.928 euros, e incluye también la instalación de la infraestructura necesaria para el saneamiento de las aguas pluviales. Precisamente este asunto era el que preocupaba desde hace años a los vecinos de la zona. “Es una actuación que esperábamos desde hace tiempo”, señala Javier López Barranco, presidente en funciones de la Asociación de Vecinos de Vadorrey.

La entidad denunció en varias ocasiones que las filtraciones de agua podían hacer perder al reloj la precisión por la que fue reconocido por el récord Guiness. “Sembraron la ladera de césped y, cuando riegan, toda el agua se escurre hacia la base del reloj. A la larga, esas filtraciones podrían perjudicar la estructura”, considera López.

El reloj de acero, diseñado por el ingeniero Juan Antonio Ros, comenzó a instalarse en el año 2009. Mide casi 31 metros de altura, pesa unas 50 toneladas y es todo un símbolo del barrio de Vadorrey.

Desde la asociación aseguran estar “muy contentos” con las obras, aunque advierten que la plaza del Tiempo está todavía sin finalizar. “Con esto no se acaba el proyecto de José Antonio Ros. Quedará cojo porque falta el parque astronómico”, señalan desde el colectivo. “Dentro de lo que estamos viviendo, nos alegramos de que se haya dado solución a una de nuestras reivindicaciones”, añaden.

La asociación considera que el gnomon y la plaza que lo rodea podrían convertirse en todo un reclamo si se potenciaran como es debido, por eso apuestan por que se finalice y pueda ser visitada con fines educativos.

“Queramos o no, somos una referencia mundial en cuanto a relojes solares”, señalan desde el colectivo. Además de ser el más exacto -sólo tiene un desfase de 4 segundos en su precisión-, el de Vadorrey es también el reloj de sol más grande del planeta. “Son valores que si supiéramos fomentar se convertirían en un gran atractivo y reclamo para escolares. El hombre siempre ha estado preocupado por medir el tiempo”, comentan.

Mejoras interrumpidas

El pasado mes de agosto, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, se reunió con la asociación de vecinos para escuchar sus demandas. En el encuentro, el colectivo entregó un documento con una veintena de actuaciones que consideraban prioritarias para el barrio.

Entre ellas figuraban obras de gran envergadura, como la ampliación de las piscinas de La Jota, y otras más sencillas, como la limpieza de la vegetación descontrolada, la unificación de la última parada de la línea 39 y la 50, la replantación de arbolado o la creación de una línea de autobús paralela al cauce del Ebro.

Algunas de estas mejoras ya se han llevado a cabo, aunque otras se interrumpieron. “Queríamos que se adecuaran los solares que se usan como aparcamientos. La tierra para ello ya está allí almacenada, pero se paralizó”, comenta López.

Poco antes de iniciarse la cuarentena, también se instalaron aparatos de gimnasia para mayores en el parque-jardín Jesús Gracia. “Lo pusieron y al poco tempo los cerraron, pero ahí están”, concluye el portavoz de la asociación.

Etiquetas
Comentarios