Despliega el menú
Zaragoza

Coronavirus en aragón

PP-Cs descarta dar ayudas directas como exige la oposición hasta lograr financiación estatal

PSOE, ZEC y Podemos proponen ofrecer incentivos al comercio y la hostelería y el gobierno reclama "prudencia".

La comisión de Hacienda se celebró, como ya es habitual, con medidas especiales de protección
La comisión de Hacienda se celebró, como ya es habitual, con medidas especiales de protección
D. Marcos / Ayto.

El Ayuntamiento de Zaragoza no abrirá una línea de ayudas directas para afrontar las consecuencias de la crisis del coronavirus hasta conocer el plan de desescalada y obtener la liquidez necesaria por parte de los gobiernos estatal y autonómico. Es la respuesta que ayer dio la coalición PP-Cs a los grupos de la oposición, que exigen incentivar a los sectores más castigados de la ciudad por la pandemia, en especial el comercio y la hostelería, y aumentar los ingresos municipales mediante la captación de deuda y la revisión de las ordenanzas fiscales.

Fueron las principales conclusiones de la comisión de Hacienda celebrada este lunes en el Consistorio, en la que se abordó el difícil reto de la reconstrucción económica de la ciudad una vez que se supere la crisis de la covid-19 y donde se volvieron a evidenciar las diferentes recetas de cada bancada. Desde el gobierno, la concejal del área, María Navarro, defendió la gestión que ha llevado a cabo hasta ahora, y destacó el aplazamiento del cobro de recibos y la exención parcial para los negocios de algunos servicios como principales medidas adoptadas.

Además, anunció que su departamento está trabajando desde hace diez días en un plan de actuación de cara a la desescalada, es decir, la vuelta a normalidad progresiva y con medidas extraordinarias de prevención. «Planificamos la carga de trabajo que nos viene, que va a a ser muy grande», señaló la edil, que también destacó que el Ayuntamiento ha seguido pagando a sus proveedores con regularidad pese al estado de alarma. En este sentido, ayer se aprobaron facturas por valor de 6 millones de euros y convalidaciones de crédito por otros 2,6.

Para lo oposición, sin embargo, estas medidas no son suficientes para atender las necesidades de la ciudad, y en especial de los sectores económicos más afectados, como el comercio y la hostelería. Desde el PSOE reclamaron la concesión de ayudas directas a pymes y autónomos. «Bajaron las persianas para salvar vidas, sería inmoral no recordar esa heroicidad y darles la espalda ahora», advirtió la concejal socialista Ros Cihuelo.

Su compañero de partido, Luis Miguel García Vinuesa, pidió destinar dinero público para «evitar que entre el 20% y el 40% de estos no negocios no puedan abrir», o para que tengan facilidades, por ejemplo, para adecuar sus establecimientos a las nuevas restricciones de seguridad que se van a imponer.

Los grupos de la izquierda también criticaron el aplazamiento del cobro de recibos y reclamaron que se apliquen exenciones. «Son pan para hoy y hambre para mañana», apuntó Alberto Cubero (ZEC). «Los aplazamientos de hoy pueden ser impagos de mañana», coincidió el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, que también pidió ayudas directas y otras iniciativas de apoyo al comercio, como una plataforma pública gestionada por los comerciantes para dar salida al ‘stock’ de estos meses.

María Navarro, en cambio, pidió «prudencia» a la oposición. «Haremos lo que esté en nuestra mano para que lleguen las ayudas o el dinero a la gente que más lo necesita, pero estamos expectantes a lo que hagan administraciones superiores», explicó la titular de Hacienda. En este sentido, la edil apostó por esperar a que, por ejemplo, el Gobierno central adelante las transferencias del Estado o a que el Instituto de Crédito Oficial ofrezca préstamos a largo plazo al 0% de interés.

Hasta 74 millones de deuda

En este sentido, Navarro declaró que confía en la llegada de liquidez por parte del Gobierno central para capear la crisis. «Espero que nos concedan las peticiones que hemos hecho a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP)», dijo. En cualquier caso, esa no será la única vía de ingresos a la que, previsiblemente, tendrá que acceder el Ayuntamiento. Según fuentes de la coalición PP-Cs, y gracias a la amortización de 124 millones de euros en los últimos meses, Zaragoza está en condiciones de captar hasta 74 millones en deuda.

Desde la oposición pidieron que se use esa herramienta, y ZEC y Podemos reclamaron además un cambio en las ordenanzas fiscales para «que pague más quien más tiene». Por su parte, Julio Calvo (Vox) apoyó la acción del gobierno y apostó por un «control del gasto» antes que por el endeudamiento.

Etiquetas
Comentarios