Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Más de 400 vecinos de Delicias han sido atendidas por la red de apoyo del barrio

La iniciativa, que se puso en marcha hace un mes y medio, ha conseguido recaudar más de 3.000 euros para comprar bienes de primera necesidad a familias vulnerables.

Irene Adiego, una de las voluntarias encargadas de dar la bienvenida a los nuevos miembros de la red.
Irene Adiego, una de las voluntarias encargadas de dar la bienvenida a los nuevos miembros de la red.
Heraldo

Más de 400 personas del barrio de Delicias se han beneficiado de las ayudas de la red de apoyo que surgió de forma espontánea en el distrito hace aproximadamente mes y medio. Esos 400 vecinos forman parte de un total de 126 familias, aunque el número de usuarios de la red aumenta cada día, al igual que la cifra de voluntarios que se animan a participar desinteresadamente. Ya son 85 y continúan llegando solicitudes para colaborar.

En total, desde que comenzó el confinamiento, la Red de Cuidado de Delicias ha recibido 2.100 llamadas y más de 200 correos electrónicos. Una repercusión que sus impulsores no esperaban y que ha superado todas sus expectativas.

“El balance es, en general, muy positivo. Hemos tenido la capacidad de atender a muchísimas familias en un periodo cortísimo”, señala Daniel Antón, el zaragozano que junto a su compañera de piso, Paula Armiñanzas, puso en marcha la iniciativa.

Y es que, si bien es cierto que durante los primeros días hubo un aluvión de voluntarios pero ninguna demanda que atender, conforme fueron pasando las semanas las cifras se equilibraron. “Teníamos más voluntarios que gente a la que ayudar”, añade Antón.

Gracias a la Asociación de Vecinos Manuel Viola de Delicias, la red también dispone de una caja de resistencia en la que los ciudadanos pueden ingresar pequeñas aportaciones económicas. Estas ayudas se destinan a comprar artículos de urgencia y primera necesidad como alimentos o bombonas de butano para las familias más vulnerables del barrio. Desde que se puso en marcha han recibido más de 3.000 euros en donaciones.

“A nivel económico está funcionando muy bien”, comenta José Luis Zúñiga, presidente del colectivo vecinal. Al ser una entidad reconocida y legalizada, la asociación es la que se encarga de llevar al día las cuentas y las transacciones, y también de expedir los documentos que permiten a los voluntarios desplazarse para proporcionar ayuda.

"El perfil de los usuarios de la Red de Cuidados es “muy variado”, aunque la mayoría de las personas a las que se les ha prestado ayuda económica son inmigrantes que acaban de perder su trabajo o no tenían empleo. “Principalmente son personas que no tienen fuentes de ingresos, e incluso inmigrantes sin papeles que no tienen derecho a algunos subsidios”, afirma Antón.

Por otra parte, muchos de los ciudadanos asistidos por la red también están aportando su propio granito de arena a la causa. “Hemos conseguido que varias personas a las que hemos ayudado también apoyen a otros ciudadanos que lo necesitan. Desde el principio hemos intentado empoderarles”, añade.

Reparto de tareas escolares a 70 niños

La red también ha atendido a niños con dificultades para acceder a sus deberes en colaboración con los centros educativos del barrio. “Contactamos con colegios públicos y concertados del barrio para preguntarles si habían detectado alumnos que no estuvieran pudiendo seguir las clases”, explica Antón. Así, junto al colegio Ciudad de Zaragoza se hizo un reparto de tareas escolares a 70 jóvenes, y en colaboración con el CEIP Antonio Beltrán otro de material escolar.

Por otra parte, la red también ha colaborado en la creación de un tejido similar en el barrio Oliver. A comienzos del confinamiento no existía ninguna en ese barrio y algunos vecinos se sumaron a la de Delicias por cuestiones de cercanía. “En cuanto empezaron a ser varios se les animó a que crearan su propia red”, señala. Así fue como a mediados de este mes la red de Oliver empezó a dar sus primeros pasos.

El éxito de la red de Delicias se debe, en buena parte, a la organización de sus integrantes, que han diversificado su trabajo hasta en ocho grupos distintos. A día de hoy, continúan afianzando su estructura mediante asambleas online como la que celebrarán este sábado. “Es la segunda que hacemos. Hemos creado un manifiesto con la visión y los objetivos de la red que se debatirán y ratificarán en asamblea”, concluye Antón.

Etiquetas
Comentarios