Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El portal de un DJ de la Almozara se inunda de mensajes de agradecimiento

El zaragozano sale cada tarde a su terraza para hacer más llevadero el confinamiento de sus vecinos con música y todo tipo de dedicatorias y mensajes de ánimo.

Cristian Júlvez, en el balcón de su casa, pinchando música.
Cristian Júlvez, en el balcón de su casa, pinchando música.
Heraldo

Desde el pasado 23 de marzo los vecinos del número 21 de la calle Ainzón de Zaragoza, ubicada en el barrio de la Almozara, acuden puntuales a su cita musical diaria a las 19.30. Imitando algunas imágenes que durante semanas llegaban a nuestro país de otros lugares castigados por el coronavirus como Italia, Cristian Julvez, dueño de una empresa de espectáculos, Eventos Amanecer, decidió hacer algo para animar a sus vecinos.

“Al principio tenía mis dudas, a mis padres les gusta pasar inadvertidos y no sabía si les iba a gustar pero un día me animé y monté el equipo en la terraza con mi hermano”, rememora el zaragozano de 32 años. Sin embargo, lo que empezó como un breve espacio musical para hacer más llevadero el confinamiento de sus vecinos pronto se convirtió en mucho más que eso.

Desde una forma especial de desear un feliz cumpleaños al hijo de una vecina, Javier, que le hizo llegar un mensaje el día en el que hacía 12 años, o a Lucía, la sobrina de otra vecina de en frente que hace unos días cumplía 5 años alejada de buena parte de su familia, hasta una buena forma de homenajear a los trabajadores que diariamente salen de sus casas como su madre, que trabaja como personal de limpieza en una comisaria de la capital aragonesa.

El portal de Cristian se ha llenado de mensajes de agradecimiento.
El portal de Cristian se ha llenado de mensajes de agradecimiento.
Heraldo

Curiosamente, también se ha convertido en una manera diferente de despedirse de un ser querido en tiempos de coronavirus. Como explica Julvez, en este último mes las redes sociales los grupos de whatsapp se han convertido en una fuente de peticiones de todo tipo, como el homenaje a una vecina del barrio, Paca. “Hoy ha fallecido mi abuela de coronavirus y mi madre me ha pedido que te escriba para pedirte la canción ‘Mi héroe’, de Antonio Orozco, en su honor. También me ha dicho que te diga lo mucho que te agradecen que todos los días los animes con tu música y que gracias a ti todo esto se lleva mejor”, le escribía una vecina hace unos días.

Y no era la única. “Gracias por todas las tardes tan bonitas que nos haces pasar en este tiempo tan malo. En este rato nos olvidamos de muchas penas, gracias”, escribía Ana H. L. “Muchísimas gracias, Cristian. Eres el ángel de la calle. Gracias a ti esto es más llevadero, nunca me cansaré de agradecértelo”, afirmaba otra.

Y no solo a través de las redes sino que su portal y hasta el ascensor, poco a poco, se han ido llenando de mensajes de agradecimiento. “Cada día esperamos que lleguen las 19.30 para poder salir al balcón y pasar el mejor momento del día”, escribían sus vecinas de 1ºD. “Muchas gracias al DJ de la calle Ainzón, por lo que haces con la música y la animación que aportas. De parte de todos los vecinos que no te vemos pero a los que alegas las tardes”, añadía otro.

"Lo hago con la mejor intención para tratar de aportar mi granito de arena, son días muy duros para todos"

Las muestras de cariño también se trasladan a la calle durante los cortos paseos que realizan con sus perros. “Cuando tienes mucho tiempo siempre le das más vueltas a la cabeza, era algo que se me pasaba por la mente pero enseguida lo descartaba porque no sabía cómo iba a reaccionar la gente. Un día decidí probar un rato y hasta hoy”, reconoce el zaragozano que asegura que es una motivación para él en lugar de pensar en los meses tan complicados que le vienen encima.

Al principio no era más de media hora para acompañar al vecindario hasta el inicio de los aplausos. Sin embargo, la gente pronto empezó a pedir que se quedase más tiempo. “Empezamos con una sirena de barco a modo de aviso y tres canciones que son fijas: el Canto a la libertad de Labordeta en el que los vecinos comenzaron acompañándome con sus linternas, el himno del Real Zaragoza y la canción ‘Sirenas’ de Taburete”, relata.

Cuando quedan unos minutos para las 20.00, momento de los aplausos, da paso al que se ha convertido en el himno del confinamiento, ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico, al que suelen preceder temas de los años 60 y 70 y algunos temas conocidos por todos como ‘Ave María’ de David Bisbal, ‘Volare’ de los Gipsy Kings y las peticiones de la gente del barrio.

“El cierre también se repite cada día con el tema ‘¡Buenas noches y hasta mañana!’ de Los Lunnis a modo de despedida”, afirma Julvez entre risas. ¿El objetivo? Subir la moral de la gente del barrio, amenizar sus días y, sobre todo, lanzar un mensaje positivo: “Que no piensen que es un día más sino uno menos y que pronto terminará todo esto”.

“Son días muy duros para todos”

En sus propias palabras, ver cómo cada día varios vecinos de la calle salen a sus terrazas incluso con alguna bebida para pasar un rato cantando y bailando no tiene precio. “Es muy gratificante y sobre todo ver la reacción de la gente, algo que me ha sorprendido muchísimo”, reconoce. Y aunque es cierto que también ha recibido alguna queja, asegura que se queda con el resto de reacciones. “Lo hago con la mejor intención para tratar de aportar mi granito de arena, por supuesto habrá gente que lo esté llevando mejor y otros peor, son días muy duros para todos”, admite.

Además de DJ, Julvez también es cofrade y conoce muy bien a muchos vecinos que, como él, se han visto obligados a quedarse en casa durante una de las fechas más importantes de su calendario. “Durante la semana pasada cambié los temas del inicio por saetas, tambores y cornetas y la aceptación fue muy buena, la gente lo agradeció mucho”, asegura el zaragozano que incluso ha recibido algunos presentes como una caja de bombones e, incluso, unas torrijas caseras. “No sé cómo ni cuándo acabará todo esto pero tenemos que poner cada uno de nuestra parte para que sea lo mejor posible para todos”, concluye.

Etiquetas
Comentarios