Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

El desaparecido al que buscaban en el Ebro tiene 26 años y necesita medicación

La Policía Nacional y los Bomberos de Zaragoza han rastreado este lunes el tramo del río que discurre junto al paseo de la Ribera para intentar localizar a Elías Xavier Martins Ribeiro.

Imagen de archivo de una búsqueda de los buceadores de los Bomberos de Zaragoza en el río Ebro.
Imagen de archivo de una búsqueda de los buceadores de los Bomberos de Zaragoza en el río Ebro.
ARANZAZU NAVARRO

La Policía Nacional y los buceadores de los Bomberos de Zaragoza han rastreado este lunes el tramo del Ebro que discurre junto al paseo de la Ribera, en la margen derecha del río, en busca de Elías Xavier Martins Ribeiro, un joven de 26 años al que su familia vio por última vez el pasado martes, 7 de abril. En la denuncia que presentó su madre en comisaría indicó que necesita medicación.

Según informa el Centro Nacional de Desaparecidos, el joven mide 1.65 metros y pesa 70 kilos. El día que desapareció vestía botas de color gris claro, pantalón vaquero, sudadera azul marino sin capucha y un cortavientos blanco. Según la Policía, podría llevar también una mochila roja con un saco militar y chándal. Desapareció en la zona del Arrabal.

Esta desaparición se sumaría a las de Virgilio Jiménez Gil (de 75 años y que falta de su casa desde el pasado 30 de noviembre) y José Abadía Sancho (un vecino del Picarral de 81 años al que se perdió la pista el 12 de febrero).

Según explicó en su día su familia, Virgilio Jiménez desapareció cuando regresaba desde un centro de día a su domicilio en Zaragoza. Al parecer, el hombre se equivocó al coger el autobús y se desorientó. Mide 1,60 de estatura, su complexión es normal y tiene el pelo blanco y los ojos castaños. En el momento de la desaparición vestía vaquero y abrigo azul marino.

José Abadía Sancho, que responde a los alias de Pepe o Pepito, mide 1.65 metros y pesa 55 kilos. La última vez que lo vieron caminaba por la avenida de San Juan de la Peña de Zaragoza. En el momento de su desaparición vestía un abrigo y sombrero verdes y lucía una poblada barba canosa.

Etiquetas
Comentarios