Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

La crisis sanitaria suspende más de 650 exámenes de conducir en Zaragoza

Las autoescuelas recurren a los ERTE y los alumnos se resignan a recuperar clases.

Las autoescuelas confían en recuperar la actividad habitual tras el parón por el coronavirus.
Las autoescuelas confían en recuperar la actividad habitual tras el parón por el coronavirus.
Guillermo Mestre

La suspensión de las actividades no esenciales en el país para frenar la propagación del coronavirus obligó a aplazar más de 650 exámenes de conducir que estaban convocados para las dos últimas semanas del mes de marzo. En concreto, no se llevaron a cabo 290 pruebas teóricas y 364 prácticas. Los alumnos, en especial aquellos a los que ya les tocaba enfrentarse al volante, han visto truncada su preparación y, previsiblemente, tendrán que volver a pagar clases de refuerzo. Las autoescuelas, por su parte, han recurrido a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y reclaman ayudas al Gobierno.

«Justo iba a inscribirme para la siguiente fecha cuando ocurrió todo esto», comenta Natalia Martínez, que el pasado mes de marzo cumplió los ansiados 18 años que le dan acceso al carné de conducir tipo B. «El teórico lo tenía desde hace más de un año, porque me lo saqué para la moto, y ahora llevaba ya 15 clases prácticas», relata esta joven que no solo ha visto truncada su preparación para obtener el permiso, sino que tampoco sabe qué ocurrirá con su fin de curso o la prueba de acceso a la universidad, entre otras dudas.

Mientras los aspirantes a superar la prueba teórica pueden mantener el estudio, e incluso en algunos casos las clases ‘online’ desde casa, aquellos que se iban a enfrentar al práctico lo tienen peor. «Soy algo insegura, pero creo que estaba lista, así me lo decía mi profesor», explica esta alumna de la autoescuela Grupauto City de la capital aragonesa. «El problema es que ahora se me pueda olvidar lo que había aprendido», confiesa la afectada, que asume que tendrá que volver a hacer clases prácticas cuando se recupere la normalidad.

"El problema es que ahora se me pueda olvidar lo que había aprendido"

Que ese momento se demore lo menos posible será clave para la evolución de un sector que se había recuperado de la huelga de examinadores de Tráfico de 2017. El conflicto, en el que los funcionarios pedían unas mejores condiciones laborales y salariales, causó un colapso en las fechas de examen y afectó especialmente a las autoescuelas.

«Los dos años siguientes a la huelga habíamos conseguido repuntar», asegura Sergio Olivera, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Zaragoza (APAZ). En concreto, la Jefatura Provincial de Zaragoza emitió en 2017, en pleno conflicto laboral con los examinadores, 7.857 permisos, mientras que en 2019 se alcanzaron los 10.481, es decir, un 33% más.

La huelga supuso pérdidas millonarias para el sector y algún cierre de negocio, pero el refuerzo de la plantilla de la DGT –incluso con personal militar y de Correos– permitió recuperar el volumen habitual de alumnos.

Ahora, en cambio, avisan de que, al igual que otros muchos sectores, se enfrentan a una nueva recesión. «Este comienzo de 2020 no estaba siendo especialmente bueno, de hecho habíamos bajado un poco las cifras, pero es que ahora nos viene un parón total», lamenta Olivera.

En el sector confían en que la recuperación del sector de las autoescuelas sea más ágil que la registrada tras la citada huelga, ya que cuando se retomen las pruebas, la Jefatura contará con toda la plantilla de examinadores (19 en la provincia de Zaragoza) para dar salida a los alumnos afectados por el parón de la actividad.

Medidas de apoyo

Mientras tanto, las autoescuelas, que como servicio no esencial han tenido que cerrar, han recurrido a los ERTE de forma generalizada hasta que termine el confinamiento. «Habrá que ver en qué estado sale la economía de este gran problema», comenta Olivera, que recuerda que «cuando no hay dinero en el bolsillo, la gente no se saca el carné». Por ello, confía en que el Gobierno central articule «medidas de apoyo para el sector».

«Muchas de las autoescuelas son pequeños negocios en manos de autónomos a los que, de momento, no se les está favoreciendo», concluye el presidente del sector en la provincia.

Carnés prorrogados 60 días y en versión digital por la pandemia

El Ministerio del Interior dictó con motivo del estado de alarma una orden por la cual se prorroga durante dos meses la vigencia de los carnés de conducir que fueran a caducar durante el confinamiento de la población. Era una de las dudas más repetidas por parte de los conductores.

En concreto, el decreto ministerial señala que «los permisos y licencias de conducción, así como otras autorizaciones administrativas para conducir, cuyo periodo de vigencia venza durante el estado de alarma, quedarán automáticamente prorrogados mientras dure el mismo y hasta sesenta días naturales después de su finalización».

Además, la resolución también afecta a los permisos de conducción extranjeros para conducir en España, que pese a tener una validez de seis meses, durante el estado de alarma se mantienen ‘congelados’ y no restarán días.

Por otro lado, la Dirección General de Tráfico también recuerda que los conductores pueden llevar consigo el carné de forma digital a través de la aplicación móvil ‘miDGT’, que permite hacer gestiones sin tener que recurrir a la atención presencial.

Etiquetas
Comentarios