Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La red de comercios del barrio Jesús suma casi una veintena de locales adheridos

La iniciativa, que surgió para poner en contacto a los vecinos de la zona con las tiendas abiertas durante la pandemia del coronavirus, ya está funcionando con buenos resultados.

Hecho con Amor permanece cerrada, aunque sigue enviando encargos online.
Hecho con Amor permanece cerrada, aunque sigue enviando encargos online.
Heraldo

La Red de Comercios del Barrio Jesús puesta en marcha hace apenas dos semanas ya cuenta con casi una veintena de locales adheridos. La iniciativa, promovida por la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús, nació con el doble objetivo de ayudar a los vecinos con sus compras y apoyar al comercio de proximidad, y ha sido bien acogida entre los comerciantes del barrio. “Todos los que se han apuntado lo ven bien. Es un canal más para que puedan ofrecer sus servicios”, señala Raúl Gascón, presidente del colectivo vecinal.

Esta red surgió también de la preocupación de algunos comerciantes que observaban cómo algunos clientes salían de sus casas para comprar todos los días como excusa para saltarse el confinamiento. “Muchos comercios nos manifestaron que había gente que acudía tres o cuatro veces para hacer compras pequeñas”, apunta Gascón. Por ello, la mayoría de comercios abiertos han puesto en marcha repartos a domicilio o recogidas de productos programadas para evitar la picaresca.

Según los cálculos de la asociación, un 70% de las tiendas del barrio han tenido que cerrar estos días, aunque es difícil comprobarlo con certeza al no poder recorrer sus calles. Por eso, que un total de 17 comercios se hayan sumado a este proyecto es todo un logro. “Esto es algo vivo. En cualquier momento, si algún negocio más quiere sumarse puede hacerlo”, comentan.

Además, han conseguido un abanico bastante amplio de comercios adheridos, desde supermercados hasta ópticas o tintorerías, pasando por servicios de reparación de electrodomésticos. “No todos son comercios de alimentación y eso era lo que buscábamos, que hubiera variedad”, explica Gascón. Y es que, a esta iniciativa se han sumado también otros comercios no esenciales que, aunque tienen que permanecer cerrados, siguen ofreciendo sus productos de forma online con el objetivo de intentar sobrevivir.

Este es precisamente el caso de Laura López, dueña de Hecho con Amor, una tienda de artículos de regalos y manualidades ubicada desde hace tres años en el paseo de Longares. López ha visto la oportunidad de continuar con cierto trabajo durante estos días tan difíciles y no ha dudado en aprovecharla, aunque los encargos llegan con cuentagotas. “Hay muy poca actividad. Para los autónomos son días muy complicados”, apunta.

Esta pequeña empresaria continúa activa en las redes sociales y, si recibe algún encargo, lo realiza y lo envía por correo. “No tengo contacto con ningún cliente, todo lo hago vía redes sociales y mensajero”, explica.

“Se nos ha duplicado el trabajo”

Donde el ritmo es mucho más frenético estos días es en establecimientos como el supermercado Noly, en la calle Bielsa. Además de vender alimentos también tienen prensa, papelería y juguetes, y están haciendo todo lo posible por evitar aglomeraciones en el local. “Preparamos pedidos para que la gente los recoja en la puerta y a las personas mayores o que realmente lo necesita se los llevamos a casa. Se nos ha duplicado el trabajo en ese sentido”, comentan desde el comercio.

En estos momentos, el supermercado cuenta con tres trabajadores que han adoptado todas las medidas de seguridad necesarias. “Vamos perfectamente cubiertas, tenemos o bien mascarillas o bien pantallas faciales, nos hemos puesto protectores en la caja y sobre todo mantenemos las distancias en todo momento”, comentan.

La lista de comercios adheridos a esta iniciativa la completan una farmacia; una papelería; una carnicería; una pescadería, tres fruterías, una pastelería, otros dos supermercados, una tienda de informática y una panadería.

Esta es, según la asociación, una de las formas que tienen los vecinos de combatir al coronavirus. “Están abriendo sus persianas para darnos un servicio, están abasteciéndonos con sus productos o servicios, crean puestos de empleo y exponen su salud”, señalan desde el colectivo. Haciendo uso de la red, los vecinos “pueden comprar con responsabilidad” y evitar en la medida de lo posible el contagio de la enfermedad.

Etiquetas
Comentarios