Despliega el menú
Zaragoza

enfermería

'Abrazando corazones', el proyecto que emociona a enfermeras y familias con Covid-19 en la UCI del Servet

El equipo de Enfermería de la UCI polivalente del Servet, la primera designada para tratar los casos más graves de coronavirus en este hospital de Zaragoza, ha puesto en marcha un proyecto para acompañar emocionalmente a los enfermos y sus familias en los momentos más duros de la enfermedad.

El equipo de Enfermería de la UCI polivalente del Hospital Miguel Servet de Zaragoza que atiende a pacientes con coronavirus.
El equipo de Enfermería de la UCI polivalente del Hospital Miguel Servet de Zaragoza que atiende a pacientes con coronavirus.
HA

En plena cuarentena, desbordadas de trabajo y con la sensación de estar dando el "200%" en una crisis sanitaria que les pilló "desprotegidas", a las enfermeras de la UCI polivante del Hospital Miguel Servet de Zaragoza todavía les quedan fuerzas para seguir pensando en sus pacientes y en las familias. Conocen mejor que nadie la dureza de la enfermedad y, en un intento por convertir este espacio en un lugar menos "frío", acaban de poner en marcha un proyecto que previsiblemente se extienda a otras unidades para mejorar la estancia hospitalaria de pacientes con Covid-19

"En estos momentos, en los que ya de normal es difícil tener a un familiar en la UCI, con el coronavirus se ha tenido que prohibir todo contacto con los pacientes y la ruptura de los procesos familiares es total y abrupta. La gente está sufriendo y vimos absolutamente necesario este plan para mejorar la calidad de los cuidados y ayudar a mitigar el impacto que supone para las familias", explica Natalia Becerril, la enfermera de la UCI polivalente del Servet que ideó esta iniciativa. 

"Damos consuelo al paciente y a sus familias. Les explicamos que vamos de la mano en esto"

El proyecto, 'Abrazando corazones', comenzó a implementarse el pasado miércoles con los pacientes de esta unidad. En el marco de esta iniciativa, van a leerles cartas, ponerles vídeos y audios de sus familias y llamarles para que se sientan acompañadas. "Estamos con ellos las 24 horas del día a pie de cama y en las conversaciones es curioso que todas las familias nos decían que tenían la angustia de pensar que estaban graves y, al llevarlos al hospital, los habían abandonado. Ante todas esas emociones difíciles de gestionar, les damos consuelo. Les explicamos que estamos con ellos, que van de nuestra mano en esto", subraya esta enfermera.

El equipo de Enfermería de la UCI polivalente del Servet ha  creado este vídeo para las familias que colaboran con la unidad. En él leen un poema de Magdalena Sánchez Blesa y la edición corre a cuenta de una auxiliar, Isabel Sancho, que ha volcado todo su esfuerzo en horas libres para editar este vídeo.

Natalia explica una situación que nunca antes habían vivido. Aunque la mayoría de ellas no han tenido síntomas de la enfermedad, muchas siguen también separadas de los suyos y eso les hace entender a las familias. 

"Yo me aislé –dice llorando-. Tengo un hijo de 8 años y quise hacerlo así para no exponerlos. Cuando empezó todo esto hice una compra grande porque sabía que en el momento en que nos entrara un paciente iba a aislarme para no poner en riesgo a mi familia", confiesa esta sanitaria, que lleva un mes sin ver ni abrazar a los suyos. Pese a todo, ella se siente afortunada. Sabe que otros compañeros no han podido hacerlo y viven con el miedo a contagiar a sus familias. La soledad en estos momentos se hace dura. Ella siente más que nunca no poder saludarles cuando se acerca a casa de su madre para echar una mano. "Les toco el timbre y cuando han cerrado la puerta subo y les dejo lo que necesiten fuera. Mi madre tiene 67 años, pero está bien. Ni mi hijo ni mi madre ni mi pareja han tenido síntomas, lo que pasa es que es difícil... Pero más lo es para quien tiene a sus familiares enfermos", apostilla.

La iniciativa que han puesto en marcha estos días quiere ayudar a sobrellevar la situación a las familias, y la respuesta por parte de estas invita a la esperanza en pocos días. "El viernes hicimos las primeras llamadas a las familias de los 12 pacientes y fue una inyección de optimismo… Saber que lo que hacemos sirve para algo es muy bonito", recalca. 

La propia dirección del Hospital les ha creado un correo corporativo para que las familias les envíen audios, vídeos y cartas a los pacientes de la UCI polivalente. "Para unas familias es una forma de poderse despedir cuando la evolución es fatal y para otras es un nexo de unión al no poder verles. Ya hemos leído dos cartas de este tipo y también el otro día dimos un alta muy emotiva... Ojalá que vayamos a algo más positivo, pero de momento estamos 24 horas con ellos, a pie de cama, enfermeras y auxiliares", subraya sin olvidarse del resto de sanitarios: médicos, celadores y personal de limpieza que trabajan estos días sin descanso. 

La idea no habría salido adelante -confiesa- sin el compromiso de todo el equipo y el permiso de la dirección del Hospital, que dio luz verde a un proyecto que emociona a partes iguales a las trabajadoras y a las familias. Su nombre, 'Abrazando corazones’, se le ocurrió a Natalia a raíz de la situación que ha generado el estado de alarma. "Como órgano, todos situamos los sentimientos en el corazón, y lo de 'abrazando' es un guiño a eso que se nos ha roto a todos. El Covid-19 ha supuesto que se rompa algo tan arraigado en España como es el toque o el abrazo y las enfermeras somos ahora ese nexo de unión entre ambos", aclara. 

Un proyecto que nace en horas libres

Cuando a Natalia se le ocurrió esta iniciativa con el apoyo de dos enfermeras del hospital, Macu Mínguez y Delia González, nunca pensó que conectaría tan rápido con el resto de la plantilla. "Yo no quería cargar más a mis compañeras porque ahora el trabajo es muy intenso, pero me lancé a preguntarles por WhatsApp y cuál fue mi sorpresa que la mayoría tenía la misma idea o estaba sufriendo por esa carencia de apoyo emocional al paciente y la familia", comenta. 

Al día siguiente de presentar la iniciativa, ya tenían el respaldo de la dirección de Enfermería y posteriormente contaron con el apoyo del comité de dirección del Hospital. "Lo presenté el miércoles de la semana pasada y lo quiso apoyar porque están en pos de humanizar los cuidados, sobre todo en intensivos. Pensaron que había que hacerlo rápido y ponerlo en marcha para hacerlo extensivo al resto de salas que trabajan con Covid-19 por la situación de emergencia que vivimos. Incluso les pareció interesante aplicarlo en plantas que lo tienen más fácil con pacientes más conscientes", añade. 

Este proyecto les permite a todas ellas "personificar" los cuidados y seguir brindando una atención que trasciende el plano físico de su labor, una parte que a su juicio siempre se ha mantenido invisibilizada. "Nos sentimos enfermeras y auxiliares de trincheras, con el alma remangada. Lloramos, reímos, nos cuidamos y seguimos adelante siempre", cuenta Natalia.

Aunque la evolución de la curva no les deja mucho tiempo para el descanso, las enfermeras de la UCI polivalente del Servet, la primera que se destinó en el hospital para atender a estos pacientes, se muestran esperanzadas por el agradecimiento y el compromiso que demuestra estos días la ciudadanía. Natalia, visiblemente emocionada al acabar su jornada, recuerda a todas esas cuidadoras que están confinadas en residencias para evitar salir y contagiar a otros. También a quienes cosen a diario en sus casas para entregarles batas y mascarillas. "La gente de los restaurantes que nos trae comida, todas las fuerzas de seguridad, quienes trabajan en alimentación y tienen que ir estos días, pero también los que se quedan en casa o teletrabajan. Como mensaje de solidaridad y de lucha me parece importantísimo que cada persona, en su medida y dentro sus posibilidades, esté aportando lo que puede. Damos todos absolutamente el 200%. Y eso es lo maravilloso de una situación que es tan terrible", concluye.

Etiquetas
Comentarios