Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

El sector de los espectáculos y las verbenas comienza a calcular sus pérdidas

Empresas de espectáculos y animación, organizadores de fiestas y orquestas viven con incertidumbre estos días y muchos dan por perdida la temporada.

Una imagen de Espectáculos Latorre.
Una imagen de Espectáculos Latorre.
Heraldo

La llegada de la primavera y el comienzo del verano siempre han sido sinónimo de fiestas de pueblos, comuniones o celebraciones de final de curso, aunque este año va a ser bien distinto. La crisis del coronavirus ha provocado un aluvión de cancelaciones de eventos y, como consecuencia, muchos autónomos y pequeñas empresas dedicadas al mundo del espectáculo se han visto afectadas.

Músicos como Alfonso Urbén, exponente del grupo zaragozano Ixo Rai, han visto frenada en seco su actividad. Urbén lleva dos décadas dedicándose exclusivamente al mundo de la música, y ahora forma parte de un grupo de verbena llamado Gran Reserva Quartet. Él se considera de los afortunados por no tener que hacer frente al pago del alquiler de un local para ensayar y aún así, calcula que su formación tendrá perdidas de varios miles de euros. “De aquí a mayo habremos perdido alrededor de 15.000 euros, como mínimo. Es un roto bastante importante”, lamenta.

Y es que el estallido de la crisis del coronavirus en España coincidió con el inicio de la campaña más fuerte del año para orquestas, espectáculos de animación o grupos de teatro, entre otros. “Teníamos la Semana Santa contratada y varias cosas más en abril que, por supuesto, están canceladas. Para Mayo se están cancelando también”, afirma Urbén.

Por suerte, reconoce, el trabajo del verano pasado y el de este invierno les permitirán “ir tirando hasta el verano”, aunque si la situación se prolonga demasiado podría resultar insostenible. “No sabemos lo que va a pasar en verano. No sabemos si podremos tocar, si se permitirán reuniones de personas en carpas o al aire libre… Es bastante angustioso”.

Una situación similar está viviendo Jorge Latorre, de la empresa Espectáculos Latorre, dedicada a la gestión de barras, alquiler de hinchables y organización de verbenas tanto en Aragón como en Navarra. Estos días, el teléfono de Jorge no deja de sonar y las llamadas no traen buenas noticias. “Siendo sincero, yo creo que no vamos a trabajar en todo el verano. Como pronto, a partir de agosto o septiembre”, augura.

En su caso, calcula que las pérdidas de los meses de abril y mayo ascenderán a los 20.000 euros. Latorre, que es autónomo, ya ha solicitado la prestación extraordinaria por cese de actividad, aunque asegura que existe mucha desinformación sobre las ayudas para este colectivo. “Ya veremos si nos las dan. Vamos a ser los últimos que nos enteremos de todo”, señala.

“Pedir una bajada de ingresos del 75% es una barbaridad”

Lo cierto es que las prestaciones y ayudas a las que pueden acogerse los autónomos van conociéndose a medida que avanzan los días. En caso de que su facturación se reduzca un 75% con respecto a la del semestre anterior, podrán solicitar la prestación por cese de actividad. 

Con todo hay quienes consideran que estas medidas no serán suficientes para preservar su empleo. “Pedir un 75% de caída es una barbaridad. Se va a arruinar mucha gente”, considera R.C.L. Ella y su marido tienen un espectáculo de animación infantil con el que apenas podrán trabajar lo que queda del año, según dicen. “¿Qué comisión de fiestas se va a arriesgar a contratar para agosto sin saber si se van a permitir congregaciones de gente? Damos la temporada prácticamente por perdida”, apunta.

Además, esta trabajadora asegura que resultará “muy complicado” acreditar un descenso del 75% de los ingresos teniendo en cuenta el volumen de trabajo de meses anteriores. “Después de septiembre, los artistas tienen una caída de trabajo muy fuerte. Por este motivo es complicado demostrar que los ingresos han caído un 75% en relación al semestre anterior, que ya de por sí es flojo”, explica.

De acuerdo con la Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Aragón (ARES), el impacto económico que tendrá esta crisis, solo durante los meses de marzo y abril ascenderá a 870.000 euros de pérdida, con un total de 330 actuaciones suspendidas o aplazadas.

“Estamos intentando acogernos a todas las mediadas económicas y laborales, como el resto de los sectores”, asegura María López, presidenta de la entidad. López afirma que la mayor preocupación de sus asociados comienza a ser “cuándo se va a poder volver”, aunque teme que la cosa vaya para largo. López, como gerente del Teatro de las Esquinas de Zaragoza, calcula que la actividad habitual de este espacio no se retomará hasta septiembre. “Esperamos que no nos abandonen a nuestra suerte”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión