Despliega el menú
Zaragoza

covid-19

Mercazaragoza garantiza el abastecimiento pero no escapa al coronavirus: "Hay gente que tiene pánico a venir"

La entrada de productos frescos en la plataforma logística se mantiene, pero las ventas caen de manera sustancial en todos los sectores.

Las mascarillas y los guantes se han convertido en habituales estos días en Mercazaragoza.
Las mascarillas y los guantes se han convertido en habituales estos días en Mercazaragoza.
Laura Uranga

En un país con la actividad paralizada casi por completo, estar en Mercazaragoza es como ver un espejismo de aparente normalidad. La plataforma logística alimentaria no escapa al coronavirus, pero estos días mantiene el pulso. Eso sí, con mascarillas, guantes y distancias de seguridad. El gran mercado de productos frescos del valle del Ebro garantiza totalmente el abastecimiento a la población, aunque la crisis sanitaria le toca de lleno. Las ventas se están resintiendo en todos los sectores (fruta y verdura, carne y pescado) de manera notable.

A las 6.00, con apenas un grado y aguanieve cayendo en este punto de Zaragoza, los mayoristas y minoristas apuraban este martes las últimas ventas. Todo parecería más o menos normal si no fuera por las mascarillas que cubren los rostros, los guantes que ocultan las manos y los mensajes que suenan por megafonía: “Se recuerda a todos los usuarios del mercado que es obligatorio el uso de guantes y guardar las distancias de seguridad”, advierte.

No es sencillo en un lugar en el que los contactos son estrechos y las relaciones son intensas. Pese a ello, no ha habido grandes conflictos. Una patrulla de la Policía Nacional ayuda al personal de Mercazaragoza a concienciar a todo el mundo. Los mayoristas ponen palés delante de los mostradores para tratar de evitar el trato demasiado cercano. La semana pasada se repartían guantes a los detallistas que venían sin ellos. Ahora ya no hace falta porque todos los llevan. “Hay cierto nerviosismo, como en todos lados, pero el comportamiento de todos está siendo ejemplar”, señala Sergio Alarcón, director general de Mercazaragoza.

Pese a ello, hay gente que tiene miedo. La entrada de vehículos ha caído en torno a un 10% estos días y hay persianas que han cerrado. “Hay gente que tiene pánico a venir”, apunta Javier Monge, de Frutas Monge. Según observa, el descenso en el volumen de negocio ha caído “entre un 30% y un 70%”. Para el sector de la fruta y la verdura está siendo especialmente dañino el cierre de la hostelería y de los mercadillos ambulantes. “Ahora que no lo tenemos, nos damos cuenta de que es un sector importante”, señala Eduardo Ramos, presidente de la asociación de mayoristas.

Eduardo Ramos, presidente de la asociación de mayoristas de fruta y verdura.
Eduardo Ramos, presidente de la asociación de mayoristas de fruta y verdura.
Laura Uranga
“Hay fruterías que han cerrado por iniciativa propia”

Antonio Gracia, de la asociación de detallistas de fruta y verdura y con tienda en la calle de Galán Bergua, cuenta que “hay fruterías que han cerrado por iniciativa propia” y calcula que las pérdidas serán de entorno al 50%. José Manuel Calle, hortelano, habla de porcentajes similares mientras trata de dar salida a las acelgas y borrajas que tiene por vender: “La gente ha cogido miedo, hay quien ya no viene por aquí”.

En el caso del pescado, la incidencia es aún mayor. “Esto ha cambiado radical, el consumo se ha parado”, señala el mayorista Félix Escobar. Al igual que ocurre con la carne, la fruta y la verdura, señala que “no hay problema de abastecimiento”, pero las ventas han caído “un 50% o 60%”. La entrada de mercancías en Mercazaragoza tuvo un repunte importante la primera semana del estado de alerta, por la urgencia de muchos consumidores a llenar las neveras. Ahora se ha normalizado el abastecimiento, que se mantiene en los niveles medios del resto del año (unas 3.100 toneladas semanales). Pero las ventas no siguen el mismo ritmo.

Félix Escobar, representante de los mayoristas de pescado.
Félix Escobar, representante de los mayoristas de pescado.
Laura Uranga
“Esto ha cambiado radical, el consumo de pescado se ha parado”

En el matadero notaron ese pico de ventas, ya que hubo unos días -hace dos semanas, cuando se desató la crisis del coronavirus- que parecían “la campaña de Navidad”, como comenta Luis Carlos Alcubierre, jefe del área comercial y logística del matadero. Luego ha venido una “caída en picado”, sobre todo en cordero y ternera. En este gran área de preparado y venta de carne también se mantienen las medidas de seguridad. Dado lo cerca que trabajan unos de otros, en algunas zonas se utilizan incluso equipos de protección integrales, gafas incluidas, y también se escalonan los tiempos de descanso.

Luis Carlos Alcubierre, jefe del área comercial y logística del matadero de Mercazaragoza.
Luis Carlos Alcubierre, jefe del área comercial y logística del matadero de Mercazaragoza.
Laura Uranga

Alarcón, que accedió a la dirección general de Mercazaragoza en octubre del año pasado, destaca la importancia de la coordinación de los mercados dentro de Mercasa. E insiste en que “el suministro está garantizado” para toda la ciudad “y más allá”, aunque las ventas dependerán “de la demanda”. Por darle una lectura positiva, confía en que la crisis actúe “como catalizador de retos como la digitalización del comercio de alimentación, tanto en la relación entre mayoristas y minoristas como en la que tiene el minorista con el cliente final”.

Últimas noticias sobre el coronavirus

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios