Despliega el menú
Zaragoza

covid-19

El coronavirus dispara la cifra de incineraciones en Zaragoza

El Cementerio de Torrero efectúa 24 cremaciones al día, casi el triple que antes de que se propagase la pandemia de Covid-19

El crematorio en complejo funerario del Cementerio de Torrero
El crematorio en complejo funerario del Cementerio de Torrero
José Miguel Marco

El coronavirus ha disparado el número de muertes en Aragón en las últimas semanas, con Zaragoza como epicentro de este dramático repunte. A la espera de que el Registro Civil haga públicos los datos oficiales del mes de marzo y se pueda hacer una comparativa más precisa, las cifras que se ofrecen desde el Cementerio de Torrero, donde son enterrados todos los fallecidos a excepción de aquellos que son trasladados a los pueblos, son concluyentes.

Antes de que se propagase la pandemia, el camposanto zaragozano albergaba una media de 20 funerales al día. Ahora se superan los 30 por jornada, con el crematorio como opción predilecta debido, fundamentalmente, a la existencia de una idea tan generalizada como imprecisa de que así el entierro será más seguro y no habrá riesgo de contagio. 

El protocolo del Ministerio de Sanidad no establece la obligación de que los fallecidos sean incinerados. Únicamente exige que "una vez que el cadáver esté adecuadamente empacado en la bolsa, se puede sacar sin riesgo para conservarlo en el depósito mortuorio, colocarlo en un ataúd para llevarlo al tanatorio, enviarlo al crematorio o realizar el entierro".

Sin embargo, tal y como señalan fuentes del Cementerio de Torrero, los hornos crematorios de las instalaciones están funcionando "a pleno rendimiento", incinerando 24 cadávares al día en lugar de nueve, que sería lo corriente. Y es que, a ese falso concepto de que la incineración reduce las posibilidades de contagio, hay que sumar el hecho de las familias, al no poder realizar ahora un duelo en condiciones, apuesten por "esperar a que esta pesadilla termine".

En ese sentido, las mismas fuentes añaden que, tras la quema del cadáver, "la empresa funeraria es la encargada de guardar las cenizas o llevarlas a los allegados", y lanzan un mensaje confortador: "Aunque los familiares no puedan estar presentes, las cosas se están haciendo con extrema minuciosidad. Pueden estar más que tranquilos".

Por último, desde el Cementerio de Torrero revelan que, de momento, no se ha tenido que ampliar la plantilla de trabajadores, aunque las horas de dedicación sí han aumentado. "Algunos empleados, sobre todos aquellos dedicados a la incineración, han pasado a trabajar 10 horas en lugar de ocho. Son los que más carga de trabajo tienen", explican, y concluyen afirmando que no se han tenido que habilitar nuevos espacios para afrontar esta situación.

Agradecimiento del alcalde

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quiso agradecer este martes la labor desarrollada por los operarios del Cementerio de Torrero en estas complicadas semanas. "Tengo intención de acudir un día para darle las gracias a los operarios. Merecen el agradecimiento de la sociedad en una situación especialmente complicada. El último Real Decreto ha hecho que todavía se limite más los aforos en los velatorios y funerales. En Zaragoza estaban limitados a 10 personas, pero esta nueva norma lo ha reducido a tres. El ritual de despedida es especialmente doloroso", indicó.

Etiquetas
Comentarios