Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Paralizada la reforma de las piscinas de la Hípica y la operación aceras en Zaragoza

Peligra el estreno de la instalación de Gran Vía previsto para este verano tras la suspensión de toda actividad no esencial.

El parón de la construcción ha dejado sin actividad decenas de obras en Zaragoza.
El parón de la construcción ha dejado sin actividad decenas de obras en Zaragoza.
Guillermo Mestre

La suspensión de toda la actividad no esencial en el país durante las próximas dos semanas ha paralizado las obras públicas que el Ayuntamiento de Zaragoza tenía en marcha en la actualidad. Entre los proyectos que desde ayer están detenidos, preocupa especialmente la reforma integral de las piscinas de Gran Vía, la antigua Hípica, ya que podría no estar lista para la temporada de verano, tal y como estaba previsto. En cambio, Urbanismo mantiene otras en marcha, al considerar esencial su finalización por motivos de seguridad. Así ocurre con la ampliación del cementerio musulmán y con el estreno de la nueva perrera de La Cartuja.

La reforma integral de las piscinas de Gran Vía cuenta con un presupuesto de 1,2 millones de euros y un plazo de ejecución de once meses que comenzó a contar desde el inicio de los trabajos, en mayo del año pasado. No solo se modernizan las instalaciones, sino que, ante todo, se evitan las filtraciones masivas de agua a través de sus envejecidos vasos. La intención del Consistorio era que estuviera lista para la temporada de verano de este 2020, objetivo que en principio se iba a cumplir sin problemas, pero que ahora se ha visto seriamente comprometido.

«Es una obra en marcha que se podrá reactivar rápidamente en cuanto vuelva la normalidad», apunta el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, que sin embargo no puede garantizar la apertura a tiempo para que los bañistas disfruten de las nuevas instalaciones. «Dependerá de cuánto dure el parón. Si se prolonga a mayo o junio, no llegaremos; pero si es a finales de abril, sí», confía.

"Dependerá de cuánto dure el parón. Si se prolonga a mayo o junio, no llegaremos"

En otros proyectos municipales no hay tantas urgencias para su finalización, pero también se han visto afectados por el decreto del Gobierno central, que busca frenar el ritmo de contagios de Covid-19. Por ejemplo, en el parque de La Granja, el Ayuntamiento está ejecutando por 887.000 euros un recinto para actividades culturales dominado por una cúpula de 15 metros de altura que debía abrir sus puertas esta primavera y que ahora tendrá que esperar a que se recupere la normalidad.

También se retrasan los trabajos de mantenimiento y conservación de los forjados del palacio de Fuenclara, una de las joyas del patrimonio de la ciudad peor conservadas. A falta de un proyecto que le dé uso y rehabilite el inmueble por completo, el Consistorio estaba ejecutando unas obras mínimas de mantenimiento. Una vez que las brigadas municipales han tomado las medidas de seguridad oportunas para que no peligre la estructura en estas semanas de inactividad, se ha abandonado la obra.

Tampoco continúan las labores para la ampliación de los vestuarios del campo de fútbol de San José, ni la mejora de las instalaciones del de Garrapinillos, donde entre otras actuaciones se iba a cambiar el césped, las porterías o los banquillos.

Por contra, la ampliación del cementerio musulmán de Torrero, donde se está habilitando más terreno ante la falta de espacio, sigue adelante. El proyecto cuenta con un presupuesto de 14.431 euros y se considera inaplazable su finalización, por lo que no se verá afectado por el parón de la actividad no esencial.

Además, el Ayuntamiento tampoco va a detener el traslado de los animales de la antigua perrera de Peñaflor a la nueva de La Cartuja y el consiguiente acondicionamiento de las instalaciones. En este caso, la inversión ha ascendido a un millón de euros y el grueso de la intervención ya está finalizado.

Sin viviendas

Para el concejal de Urbanismo, la decisión del Gobierno central de paralizar la actividad no esencial «tiene toda la lógica» en el contexto actual de pandemia, pero lamenta que no se haya aplicado un periodo de «transición» para que el cierre de sectores como la construcción no fuera tan «traumático».

En este sentido, el Ayuntamiento no tenía en marcha ninguna obra de vivienda pública, tras la anulación del contrato con Dragados para la ejecución de 80 pisos con usos comunes en Las Fuentes. En cambio, promociones privadas como Torre Zaragoza, en el barrio del AVE, o el edificio de 20 alturas en la plaza de Europa, se han visto paradas.

Suspendida la operación aceras y el plan de rebaje de bordillos

La paralización de obras públicas tras la suspensión de la actividad no esencial decretada por el Gobierno central no solo ha afectado a Urbanismo. El área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza también ha tenido que apagar las máquinas en un buen puñado de proyectos.

Es el caso de la denominada operación aceras, el plan de choque del gobierno PP-Cs para mejorar las zonas peatonales de la ciudad. También se han paralizado las mejoras en materia de accesibilidad, en especial, el rebaje previsto en bordillos de más de mil pasos de cebra para eliminar barreras arquitectónicas.

Ambas iniciativas estaban incluidas en la partida de conservación del viario público y mejora de la accesibilidad, que este año contaban con 5,2 millones de euros, tras crecer un 60% respecto a presupuestos anteriores.

En cuanto a la renovación de infraestructuras, ya se había paralizado la mayor parte de la actividad, y solo se mantenían las brigadas de emergencia para reparaciones. La principal obra afectada fue la sustitución de una tubería en el Coso, en la que solo se ha ejecutado la primera fase.

El decreto también deja en sus casas a los jardineros de FCC

Los jardineros de FCC responsables del mantenimiento de los parques y zonas verdes de la ciudad permanecerán en sus casas las próximas dos semanas tras el decreto del Gobierno central que ha suspendido toda actividad no esencial. Los trabajadores, que mantuvieron una huelga indefinida durante dos meses al comienzo del año para negociar un nuevo convenio colectivo, venían reivindicando desde hace días que su labor no era fundamental y que, por lo tanto, debían estar confinados en casa.

Finalmente, ha sido la paralización de las actividades no esenciales aprobada por Madrid la que ha obligado a tomar esta decisión. En cualquier caso, la empresa concesionaria ha fijado unos servicios mínimos del 3,55% hasta el próximo 9 de abril.

Estos trabajadores harán las funciones de retén domiciliario, y permanecerán de guardia para acometer todas aquellas reparaciones urgentes que puedan surgir, mientras que el resto de trabajos habituales permanecerán aplazados. Este personal deberá recuperar las horas de forma progresiva hasta el 31 de diciembre, según indicaron ayer desde FCC.

Etiquetas
Comentarios