Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

El fiscal pide 20 años para el único adulto implicado en el crimen de la calle Princesa de Zaragoza

El autor material del asesinato, un menor de edad, y dos amigos también menores que actuaron como coautores, ya fueron condenados y enviados a un centro de reforma.

Familiares y amigos de Sami Hamidi, el día de su entierro en el cementerio de Torrero.
Familiares y amigos de Sami Hamidi, el día de su entierro en el cementerio de Torrero.
Guillermo Mestre

Veinte años de prisión por un delito de asesinato es la pena que la Fiscalía pide para Denis Javier L. C., conocido como ‘Brayan’, por el asesinato del Sami Hamidi, de 20 años, cometido en la madrugada del 18 de noviembre de 2018 en la calle Princesa. Por el crimen ya fueron juzgados y condenados tres menores de edad: el autor material, F. G. S, de 17 años, fue sentenciado a ocho de internamiento y tres de libertad vigilada, y los coautores J. J. R., de 16, y a A. H. B., de 17, a cinco años de internamiento y dos de libertad vigilada.

Entre estos dos últimos y Brayan, rodearon a Sami Hamidi, le impidieron la huida y propiciaron que F. G. S. le clavara un machete de grandes dimensiones en la pierna y le cortara la femoral, acabando con su vida casi en el acto.

La Fiscalía, a igual que los padres del muchacho fallecido, a los que representa el abogado Carlos Vela, consideran que Denis Javier L. C. fue un cooperador necesario del menor de edad. La pena como cooperador de un delito es la misma que para un autor material, por eso solicita 20 años por asesinato, que la acusación particular eleva a 25. El letrado pide además otros tres años de prisión por un delito de pertenencia a organización criminal. En concreto, a la banda latina Dominicans Don’t Play (DDP), ilegalizada por el Tribunal Supremo en 2013.

En la sentencia dictada por el Juzgado de Menores, la magistrada no consideró probado que pertenecieran a este grupo. Sin embargo, el abogado entiende que los implicados no estaban fichados como tales por la Policía porque precisamente el asesinato de Sami Hamidi fue el rito de entrada a la banda.

En la madrugada del 18 de noviembre, los ya condenados y Brayan quedaron en la zona de bares de la calle Dato, donde se encontraban más miembros de los DDP que, según la acusación, se quedaron en una acera expectantes y vigilantes de lo que iba a ocurrir. Sobre las 4.50, puestos de común acuerdo para acabar con la vida de Sami y sabiendo lo que tenía que hacer cada uno, J. J. R. entregó un machete de grandes dimensiones a F. G. S., que este guardó entre sus ropas, y junto a A. H. B. y Brayan cruzaron la calle y se dirigieron a donde estaba Sami Hamidi con un amigo y dos amigas.

Los cuatro maniobraron de tal manera que acorralaron y aislaron a la víctima para impedirle cualquier tipo de huida. Al aproximarse a ella, el criminal se levantó la camiseta para mostrar el arma que llevaba y aunque el amigo del fallecido trató de interponerse, F. G. S. le preguntó: “¿Quieres que te apuñale?”

En ese momento, Sami Hamidi comenzó a girarse para darse la vuelta y tratar de marcharse, pero F. G. S., por la espalda, le clavó el machete en una pierna y le causó una herida de 13,7 centímetros de profundidad que le seccionó la arteria femoral.

Según la acusación particular, mientras esto ocurría el resto de integrantes del grupo DDP no perdió en ningún momento el contacto visual y permaneció alerta por si hubiera tenido que intervenir. La Fiscalía pide, además de la prisión, una indemnización de 186.000 euros para los padres y dos hermanos de Sami, mientras que la acusación solicita un millón de euros.

Etiquetas
Comentarios