Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Cortinas de plástico para atender al público en los juzgados de Zaragoza

La DGA ha instalado unas láminas de plástico transparente para evitar el contacto directo entre los funcionarios y las personas que acuden a este servicio esencial. 

Las medidas de confinamiento impuestas para combatir la pandemia de coronavirus han paralizado la actividad judicial, salvo para cuestiones urgentes, tutela de derechos fundamentales (en los que entran, por ejemplo, despidos colectivos o expedientes de regulación temporal de empleo), medidas cautelares inaplazables, determinadas inscripciones en el Registro Civil (nacimientos, defunciones y bodas sin público) y actuaciones con presos y detenidos.

Por esta razón, la Ciudad de la Justicia estaba este lunes prácticamente vacía y solo se mantenían servicios prácticamente mínimos (un funcionario por juzgado y un agente cada cuatro). El único que siempre estará al completo mientras dure la cuarentena será el Juzgado de Guardia, como servicio esencial que es. Ayer estaba en funciones como tal el Juzgado de Instrucción número 1. 

Las dependencias han sido dotadas con unas cortinas de plástico transparente para separar al público de los trabajadores. Estos no tenían mascarillas, pero llevaban guantes de látex de los que disponían con anterioridad para buscar documentos en los archivos.

La misma solución se encontró para el personal que atiende el mostrador de información, en el que también se informa de que han quedado anuladas todas las citas del Registro Civil. 

En la entrada a la Ciudad de la Justicia, los agentes de seguridad, tanto privados como de la unidad adscrita de la Policía Nacional, tampoco tenían mascarillas. A pesar de que la afluencia de personas fue escasa, a las pocas que llegaron se les preguntaba antes de dejarlas entrar dónde iban y el motivo. Si este se enmarcaba en las directrices dispuestas por el juez decano, se le dejaba pasar.

El domingo fue un día más complicado en la guardia, ya que coincidió con el cambio de quincena y acudieron decenas de investigados a firmar y se congregaron en el juzgado más personas de las recomendables, según explicaron ayer varios funcionarios.

Por su parte, el Colegio de Abogados de Zaragoza ha suspendido alguno de sus servicios al público pero mantiene el de asistencia al detenido; la guardia de violencia de género y los servicios de atención a la mujer y a las víctimas de delitos violentos. No obstante, se intentará que algunas asesorías se puedan solucionar por teléfono. 

El colegio ha suspendido el servicio de asistencia y orientación jurídica al inmigrante, aunque a través de la Casa de las Culturas se dará comunicación telefónica al letrado consultor. Además, se está pendiente de acordar con las cárceles cómo seguir prestando el servicio a presos, sobre todo en los casos urgentes.

Sigue las noticias sobre el coronavirus

Etiquetas
Comentarios