Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

La recaudación municipal por multas de tráfico cae un 16% hasta los 8,8 millones

Exceder el límite de velocidad y aparcar mal son las infracciones más habituales en las calles de la capital. 

La recaudación por multas de tráfico es una importante fuente de ingresos para el Consistorio.
La recaudación por multas de tráfico es una importante fuente de ingresos para el Consistorio.
José Miguel Marco

El Ayuntamiento de Zaragoza logró ingresar el año pasado 8,8 millones de euros por las multas de tráfico impuestas por la Policía Local frente a los 10 previstos en el presupuesto. La cifra es sensiblemente menor que en 2018, cuando se recaudaron 10,5 millones por este concepto. En cualquier caso, se trata de una de las partidas que más cuesta anticipar a los responsables municipales, ya que no solo fluctúa en función del número de sanciones, sino que también influyen la morosidad por parte de algunos conductores o los descuentos por pronto pago. Lo que sí se repiten cada año son las infracciones más habituales: estacionar de forma irregular y exceder el límite de velocidad.

Los 8,8 millones recaudados el año pasado suponen un descenso del 16,3% respecto a 2018 y confirman la tendencia a la baja en los ingresos por multas. Salvo sorpresas, no volverán los años en que Zaragoza obtuvo 13,2 millones por este concepto, como ocurrió en 2015, o los 15,1 de 2007. De hecho, el Ayuntamiento ha tenido que ajustar sus previsiones de ingresos. En 2011 las cuentas municipales confiaban en lograr 15 millones de euros, mientras que en los últimos ejercicios esa cifra se ha ido bajando paulatinamente hasta los 10 millones actuales.

La precisión en este tipo de cálculos permiten cuadrar las cuentas municipales a final de ejercicio, pero en los últimos años, solo en dos ocasiones se recaudó por encima de lo esperado. En 2018 se lograron 10,5 millones de los 10 previstos y en 2015 fueron 13,2 millones frente a 11,5. En cambio, lo habitual es quedarse corto, como ocurrió el año pasado (1,2 menos). La mayor desviación se produjo en 2014, cuando se ingresaron 4,3 millones menos.

No fue, en cualquier caso, la única fuente de ingresos para las arcas municipales que cayó el año pasado. El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el que más aporta a la ciudad, se quedó en 159,8 millones de euros. No solo son 2,2 menos de lo presupuestado, sino que suponen una caída de 6,3 millones respecto a 2018. Igualmente, la plusvalía recaudó 53 millones, 3,4 menos que el ejercicio anterior.

Menos sanciones

En el caso de las multas de tráfico, la caída en la recaudación no es casual.Al margen de demoras en los pagos y otras variables, la principal causa es el descenso de sanciones tramitadas. Las campañas de sensibilización y la carencia de agentes, con 300 plazas vacantes en la Policía Local, se suman a una reducción paulatina del tráfico rodado en la ciudad. A falta de cerrar los datos del año pasado, sirven como ejemplo los de 2018, cuando se tramitaron 144.388 multas, menos de la mitad que en 2011, cuando se registraron 290.405.

En este sentido, un repaso a las estadísticas pasadas en la ciudad revela que el 60% las multas policiales castigaron una parada o estacionamiento incorrecto por parte del conductor. Es la principal causa de sanción, con diferencia, ya que la siguiente es el exceso de velocidad, que aglutina el 20% de los casos. En tercer lugar, con cerca del 10% de las infracciones, aparece la desobediencia a alguna señal de prohibición.

Etiquetas
Comentarios