Despliega el menú
Zaragoza

CINCOMARZADA

Una jornada llena de ranchos y reivindicaciones

La Cincomarzada reunió a 100.000 personas, en una edición marcada por la presencia de lluvia y viento que no impidió la diversión de los asistentes en el Tío Jorge.

Bocadillos y proclamas. Ranchos y manifiestos. En definitiva, fiesta y reivindicación volvieron a darse de la mano una jornada más en la Cincomarzada, que se celebró ayer impulsada por la Federación de Barrios (FABZ). Así, el parque del Tío Jorge recibió alrededor de 100.000 personas, menos de lo previsto y lejos de los 130.000 de años anteriores, que disfrutaron de un día repleto de actividades para todos los gustos y para todos los públicos.

La Cincomarzada de este año estuvo marcada por la amenaza de lluvia y viento, que aunque solo aparecieron de manera tímida, es posible que desanimaran a los zaragozanos a la hora de desplazarse al parque. Aun con todo, a primera hora de la mañana los más madrugadores paseaban ya por el parque y sus alrededores y los organizadores de los distintos puestos ultimaban los detalles para que todo quedara inmaculado una vez comenzara la fiesta de manera oficial.

Como ya es tradición, las delegaciones vecinales empezaron su recorrido en la plaza del Pilar a las 11.30, acompañadas por los Gaiteros del Rabal, los Bucardos y una numerosa representación de cabezudos, que hicieron las delicias de los más pequeños. Los niños también se convirtieron en los protagonistas en el parque del Tío Jorge con un espectáculo de payasos que provocó no pocas risas entre los asistentes.

Estas primeras tomas de contacto con la fiesta no hicieron olvidar que una de las señas de identidad de la Cincomarzada, que conmemora la exitosa resistencia del pueblo zaragozano al asalto de las tropas carlistas en 1838, son las reivindicaciones. "Este año partimos de una reivindicación general, ‘Es hora de invertir en los barrios’ porque creeemos que después de años de duro ajuste económico hay que volver a apostar en infraestructuras muy necesarias para la ciudad", afirmó Manuel Arnal, presidente de la FABZ.

"Podemos destacar la necesidad de centros cívicos en Vía Hispanidad o Goya y de la necesidad vital de ampliar el parque de viviendas de alquiler", precisó. Además, el presidente del colectivo vecinal lamentó que durante el debate de presupuestos ya se vio que "había otras necesidades", en una pulla al Ayuntamiento de Zaragoza.

Por su parte Sara Fernández, vicealcaldesa de Zaragoza, se mostró «encantada» de conocer las reivindicaciones de los vecinos de "primera mano". Además, quiso destacar su apuesta por unas fiestas "más sostenibles" con vasos de cartón, platos y cubiertos de material orgánico y contenedores dentro del parque.

Durante la lectura del manifiesto, a la que no pudieron asistir Sara Fernández y Javier Rodrigo debido a la protesta de los trabajadores de FCC, Arnal hizo un repaso a las reivindicaciones "con solera" y entregó placas de reconocimiento a tres compañeros de las asociaciones de Arrabal, Barrio Jesús y Las Fuentes, Jesús Martín, José Antonio Cañizares y Marisa Gracia.

Tras esto, llegó uno de los momentos más esperados, la comida. Sin embargo, cuando la gente se disponía a llenar el estómago, la lluvia tampoco quiso perderse la Cincomarzada y empezó a caer de una forma intensa, pero breve. Así, en un primer momento la gente corrió a refugiarse bajo lo primero que encontraba, pero finalmente amainó y la fiesta siguió con las mismas ganas.

O incluso con más, porque el olor a comida inundó cada rincón del parque y provocó que todo el mundo comenzara a mover el bigote. "Qué hambre tengo", era el comentario más repetido entre los que llenaban los andadores del parque y oteaban los puestos en busca de algo que llevarse a la boca.

Mientras, en la zona que ocuparon las peñas con sus ganas de pasarlo bien y de divertirse, la escena era similar. Manuel Lobera, de la peña Los Arqueros, se encargaba de preparar un par de ranchos para más de 200 personas. "Si llueve más echaremos menos agua al guiso", comentó jocoso. En la misma línea, María José Leona, secretaria de ‘Los que faltaban’, presentó su menú de arroz con pollo y costilla y destacó que lo mejor de la Cincomarzada es "la convivencia entre todos".

Convivencia que se plasmó en las comidas en la hierba, en los bailes o en la asistencia a los distintos conciertos. O en las peñas hermanadas celebrando uno de sus actos predilectos.

Etiquetas
Comentarios