Despliega el menú
Zaragoza

cincomarzada

Nuevas e históricas reivindicaciones de los barrios para la fiesta de la Cincomarzada

Entre las peticiones más antiguas, como la construcción de un centro deportivo en el barrio Jesús, se cuelan otras más recientes, como la puesta en marcha del centro cívico de Rosales del Canal o la reforma de las piscinas de Casetas. 

Imagen de una edición anterior de la Cincomarzada.
Imagen de una edición anterior de la Cincomarzada.
Toni Galán

La Cincomarzada de este jueves contará con la presencia de medio centenar de asociaciones y colectivos vecinales a los que habrá que sumar también los que participan integrados en sus respectivas agrupaciones, coordinadoras o federaciones. Se espera, por tanto, que el número total de entidades participantes supere ampliamente el centenar y que la fiesta de los barrio sea, un año más, una celebración ciudadana y participativa.

Este año, el Ayuntamiento de Zaragoza destina 21.000 euros a la organización del evento, en la que también colabora la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) desde que se recuperara tras ser interrumpida durante el franquismo.

“No hay que olvidar que es una fiesta. Y además, es una fiesta laica y de carácter multicultural. Participan en ella muchos colectivos de residentes en Zaragoza, así como asociaciones iberoamericanas o subsaharianas”, explica Manuel Arnal, presidente de la FABZ.

Como viene siendo habitual, los distintos barrios de la ciudad darán voz a sus reivindicaciones en la ya conocida Marcha de Los Barrios, en la que estarán acompañados por cabezudos de diferentes comparsas, los Gaiteros del Rabal y Bucardos. La Marcha partirá a las 11.30 desde la puerta del Ayuntamiento de Zaragoza hasta el Parque del Tío Jorge, centro neurálgico de la celebración.

Tal y como apunta Arnal, el lema que ampara la edición de este año es ‘Es hora de invertir en los barrios’. “Hemos salido de un proceso de duro ajuste económico en el que, excepto por los presupuestos participativos, ha habido una inversión más bien escasa”, añade.

Con todo, Arnal reconoce que durante estos años las demandas de los barrios han cambiado profundamente. Hace cuatro décadas, sus peticiones giraban en torno a necesidades tan básicas como el asfaltado de sus calles o el alumbrado público. “Desde la constitución de los ayuntamientos democráticos ha habido un avance sustancial, sobre todo en equipamientos como centros cívicos, centros para mayores, parques…”, comenta.

En estos momentos, el extenso listado de peticiones de los colectivos vecinales está compuesto por reivindicaciones de siempre, aquellas denominadas “históricas” por su larga trayectoria, aunque también incluye otras demandas más recientes. Es el caso de la reforma integral de las piscinas de Casetas, que surgió durante el verano de 2018 tras detectar fugas diarias en sus vasos. Y es que, los equipamientos deportivos -o la ausencia de ellos- protagonizan buena parte de las peticiones de los vecinos de la ciudad. La Asociación de Vecinos del Barrio Jesús no renuncia a contar con un centro deportivo, ya que carecen de instalaciones municipales de este tipo. En Miralbueno las tienen, pero en unas condiciones de seguridad que no permiten su utilización para determinados eventos.

El polideportivo no cumple con las normativas actuales de seguridad, y su reforma es uno de los grandes anhelos de la asociación del barrio. No obstante, los presupuestos del Ayuntamiento incluyen un programa plurianual que prevé una partida de 125.000 euros para 2020 y otra de un millón para 2021 destinadas a la adecuación del pabellón.

Los centros cívicos de Rosales del Canal, cuya primera fase ya está concluida, y los de Hispanidad y Parque Goya también cobran especial relevancia en la Cincomarzada. Este año, gracias a una enmienda del PSOE admitida por el gobierno de PP-Cs, los presupuestos del Ayuntamiento incluyen una partida de 15.000 euros para el diseño del de Parque Goya.

Arcosur tampoco se olvida de su ansiada Casa del Barrio, mientras que la Asociación de Vecinos Actur-Rey Fernando reclama medidas para terminar con la saturación del Hospital Royo Villanova.

Valdefierro, por su parte, recordará una vez más la reivindicación de conseguir que el edificio del antiguo reformatorio del Buen Pastor se convierta en un equipamiento para el barrio. Algo que también podrán de manifiesto el próximo 10 de marzo en una comparecencia ante las Cortes de Aragón.

Las demandas de la Asociación de Vecinos Parque Bruil-San Agustín pasan por la rehabilitación de la plaza Tauste, y las de Peñaflor por la retirada de los nidos de cigüeña de la torre de su iglesia. Una reivindicación que pronto se verá cumplida, ya que hace tan solo un par de semanas, el Ayuntamiento de Zaragoza sacó la licitación la construcción de una torre disuasoria en la que estas aves puedan asentarse.

Montañana, por su parte, recuerda que “los barrios rurales también existen” y Picarral aboga, en general, por el respeto al medioambiente. Un asunto que precisamente se tendrá muy en cuenta en la celebración de mañana, ya que se repartirán 5.000 vasos de cartón y 3.000 platos y cubiertos de material orgánico reciclable.

Mirando al cielo

Desde la FABZ aseguran estar pendientes de la previsión meteorológica, aunque confían en que el tiempo respete la celebración. “La meteorología ahora es muy cambiante, pero en la horquilla en la que se van a celebrar la mayoría de los actos no hay demasiadas posibilidades de lluvia”, afirma Arnal.

En caso de que llueva, y para no tener que suspender la celebración, en el escenario principal se instalará una cubierta para que los asistentes puedan resguardarse y continuar la fiesta. No obstante, tal y como indicó en la rueda de prensa de presentación del programa el concejal de Partcipación, Javier Rodrigo, si las rachas de viento superaran los 60 kilómetros por hora, el evento tendría que cancelarse.

Etiquetas
Comentarios