Despliega el menú
Zaragoza

RELIGIÓN

Las mujeres exigirán igualdad en la Iglesia frente a la Seo de Zaragoza

El arzobispo Vicente Jiménez, ante la concentración prevista este domingo, dice que "todos somos iguales por el bautismo"

Mujeres de la Iglesia católica, durante la convocatoria de la protesta.
Mujeres de la Iglesia católica, durante la convocatoria de la protesta.
| EFE

Un colectivo de mujeres cristianas se concentrará este domingo a las puertas de la catedral de la Seo de Zaragoza para reclamar igualdad en el seno de la Iglesia Católica y denunciar el liderazgo exclusivo de los hombres en la institución. Bajo el lema “Hasta que la igualdad sea costumbre”, la concentración se realizará de forma simultánea en las principales ciudades españolas con el objetivo de alertar sobre el papel secundario de las mujeres religiosas en la toma de decisiones de la Iglesia.

"Los cambios vividos en el seno de la institución en los últimos 60 años no son suficientes. La transformación real llegará cuando nuestro grito sea unánime", han expresado fuentes de la organización en una nota de prensa. Entre sus principales reivindicaciones se encuentra el derecho a poder ejercer como diaconisas para tener “voz en el caminar de la institución y en su transformación hacia el nuevo futuro” y dejar de formar parte de las “estructuras patriarcales”. “Somos muchas las que estamos dispuestas a imaginar y construir una nueva Iglesia, diversa pero igualitaria, en la que los liderazgos sean compartidos", han agregado.

Por ese motivo, la organización ha hecho un llamamiento para que las mujeres no acudan a las celebraciones religiosas de este domingo y secunden las concentraciones en los distintos municipios españoles. “Basta ya de relegar la vocación de servicio de la mujer cristiana a funciones serviles más propias de otras épocas. Basta ya de estar y no contar”, han subrayado. 

Por su parte, el arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, ha subrayado que en la Iglesia "todos somos iguales, el Papa y el último laico" porque "la igualdad en la Iglesia viene por el bautismo", ha remarcado. El arzobispo de Zaragoza ha salido al paso al afirmar: "El más importante es el que más sirve y el más santo, sea mujer, niño, Papa u obispo", para esgrimir que otra cosa son "las funciones que cada uno realiza dentro la Iglesia", para apuntar que él no nació obispo. "Nací niño y cristiano y después vino el ser sacerdote y el ser obispo", ha glosado.

El arzobispo ha sostenido, asimismo, que en la Iglesia "todos somos hijos de Dios y ahí está la gran dignidad e igualdad, miembros de la Iglesia", que "participamos del sacerdocio común y bautismal". El prelado ha abundado al señalar que "la dignidad está en ser cristiano no es ser obispo", "todos podemos seguir a la Iglesia" y "la igualdad, repito, viene por el bautismo, que es la vocación radical de todos los fieles hijos de la Iglesia".

Etiquetas
Comentarios