Despliega el menú
Zaragoza

barris de Zaragoza

Montañana pide soluciones para reducir el paso de camiones por el núcleo urbano

Vecinos, asociación y alcaldía coinciden en que habilitar un acceso por autovía a la fábrica de papel ayudaría a descongestionar el tráfico interno del barrio.

Un adelantamiento a los camiones parados a la espera de entrar en la Montañanesa.
Un adelantamiento a los camiones parados a la espera de entrar en la Montañanesa.
AVV Urdán

La avenida de Montañana es la vía principal de este barrio rural. Lo atraviesa de principio a fin, y soporta cada día un intenso tráfico de camiones y vehículos pesados que se dirigen hasta la Montañanesa. Una situación que, según los vecinos, genera retenciones, desperfectos en la calzada e incluso situaciones de peligro.

“Prácticamente todos los días vemos atascos y adelantamientos que tienen bastante riesgo”, señala un residente de la zona.

Al parecer, antes de entrar a la fábrica los camiones tienen que pasar por la báscula, y mientras un vehículo es pesado, el resto tienen que esperar fuera para poder acceder. Esto es lo que, en las horas de mayor afluencia a la fábrica, genera largas filas de camiones parados a las puertas de la misma. Según el vecino, los nervios y la falta de paciencia son lo que, en ocasiones, genera momentos de cierta tensión. “La gente que va en dirección a Peñaflor pierde los nervios y empiezan a intentar asomarse. Mientras, los que vienen de frente lo hacen a cierta velocidad… es un cúmulo de cosas”, explica.

No obstante, desde la Asociación de Vecinos Urdán de Montañana aseguran que los atascos son solo la punta del iceberg, ya que el problema de fondo es el alto volumen de tráfico de la avenida, que según datos proporcionados por la alcaldía del barrio, soporta el paso de hasta 150 camiones diarios.

“La Montañanesa tiene su propio ramal ferroviario, pero aún con eso, tenemos un volumen de tráfico de camiones exagerado”, comenta Daniel Usón, presidente de la entidad.

Derivado de todo ello, también se producen numerosos desperfectos en la calzada de la avenida de Montañana, que pasa por medio del núcleo urbano. “Los arreglos que va haciendo la DGA no duran mucho. Nos cuesta mucho que la reparen para que al poco tiempo vuelva a estar igual”, añade Usón.

Se trata de un problema que no es nuevo, y en el que se lleva trabajando mucho tiempo, aunque sin haber conseguido darle aún una solución definitiva. Para muchos, se resolvería habilitando un acceso trasero a la fábrica desde la autovía.

“En el PGOU ya está contemplada una rotonda de salida en la Z-40 para dar acceso a la fábrica”, comenta Cristina Vargas, alcaldesa de Montañana. Vargas, que se reunió en alguna ocasión con el anterior equipo de gobierno para tratar el tema, asegura que las quejas por el tráfico son constantes desde hace más de cuatro años, cuando ella tomó posesión de su cargo por primera vez. “Todo es ponerse, si se quiere políticamente, se puede hacer”, añade.

Además, Vargas destaca la buena disposición que ha tenido siempre la dirección de la fábrica, y asegura que siempre han sido bien recibidos y atendidos. “Ellos son los primeros que miran por el bien del barrio”, apunta.

De hecho, la dirección se ha reunido en numerosas ocasiones tanto con el colectivo vecinal como con representantes políticos. El último de estos encuentros se produjo hace aproximadamente un mes, y a él asistieron tanto Vargas como Prados, así como la concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Zaragoza, Patricia Cavero, y el de Urbanismo, Víctor Serrano.

Fuentes del consistorio han afirmado que las propuestas “se estudiarán”, pero advierten de que se trata de un proyecto “inasumible” a corto plazo y que compete a numerosas administraciones, como el Ministerio de Fomento o la CHE, por la cercanía del río Gállego.

“Nosotros siempre hemos tenido la voluntad de ayudar en lo que se pueda para disminuir el impacto en el barrio. Históricamente hemos propuesto varias alternativas, pero nunca han avanzado”, lamenta Primitivo Prados, director de la fábrica.

Prados, que es consciente de la situación, reconoce que la factoría lleva aparejado un intenso tráfico de camiones, ya que hay mucha materia prima y producto elaborado que no pueden transportarse en tren. “Aproximadamente un 50% de todo el tráfico se realiza por carretera”, señala.

Con todo, Prados asegura que si un día este nuevo acceso llega a plantearse, estarían dispuestos a invertir grandes cantidades de dinero para cambiar la disposición de la fábrica. “Nos costaría mucho, porque internamente tendríamos que cambiar todo el trazado y las calles de la fábrica, así como las básculas. Pero tendríamos voluntad de hacerlo si se nos dan los accesos”, concluye.

Etiquetas
Comentarios